Kindle Flash de San Valentín: Bombón.

Bombón, la primera novela de la serie Sintonías de Patricia Sutherland, incluida en la promoción Kindle Flash de Amazon el 14 de febrero de 2015.

¡Sííiii! La primera entrega y la más sensual de mi serie Sintonías está a precio de escándalo hoy. Así que si aún no has visto al “vikingo” Jordan Wyatt y a Amanda Brady en acción, ¡esta es tu ocasión!

Aquí puedes leer un extracto jugoso para ir abriendo boca.

BOMBON_NOOK

Bombón. Sintonías # 1 La más sensual de Sintonías.

 

Bombón en Kindle Flash. SOLO HOY.
Pincha este enlace para aprovechar esta SUPER PROMOCIÓN.

Promoción Especial San Valentín de Jera Romance: más bocaditos románticos por menos euros.

¡Ya están aquí otra vez las Promociones Especiales de Jera Romance!

Se acerca San Valentín y me parece una excusa ideal para alimentar el gusanillo romántico, así es que…

sanvalentin2013300x300

Hasta el 23 de febrero, inclusive, podrás:

  • adquirir todas las novelas impresas de mi colección Jera Romance ¡a precio de Especial Jera Romance!
  • adquirirlas por títulos individuales, o en la combinación que prefieras en packs de 2 o 3 novelas,
  • solicitarlas dedicadas especialmente por mí. Un regalo superespecial para una amiga o para ti misma, ¿no crees?
  • Y, además, puedes elegir el medio de pago: con tarjeta (Paypal) o en efectivo.

Encontrarás toda la información y los enlaces de compra, aquí:

Promoción Especial San Valentín 2013 de Jera Romance.

Ah, casi se me olvida, Bombón, la 1ª de la serie Sintonías, también está en promoción especial en su versión digital: ¡por sólo € 0.99 / $ 1.25!

¡Que tengas un feliz y muy romántico San Valentín!

Sobre el séptimo cielo, gusanillos románticos y encuentros muy esperados.

El lunes pasado, 7 de febrero, acabó oficialmente el preestreno de Princesa y no tengo ningún problema en reconocer que sigo mirando el mundo desde el Séptimo Cielo. Es más, estoy convencida de que necesitaré unos cuantos días más para volver a poner los pies sobre la tierra como cualquier humano normal :)

Ha sido una experiencia tan a-lu-ci-nan-te… que, problemas técnicos aparte -que Blogger nos ha dado y más de lo que a priori preveíamos-, la repetiremos. Sin duda.

La recepción de Princesa por parte de las lectoras invitadas ha sido tan… espectacular que cada día que visitaba el panel de control para ver qué comentarios había esperando aprobación, indefectiblemente, me llevaba una sorpresa. Tendrás ocasión de verlos muy pronto cuando el minisitio esté enlazado a Jera Romance, y se abra el acceso.

Sin embargo, no todas las personas que navegan por internet gustan de participar activamente dejando su opinión en blogs o foros, y aunque había lectoras que sabíamos que nos seguían capítulo a capítulo -a través de los analizadores de tráfico especiales que añadimos al minisitio, y con los que también cuenta este blog-, no hemos conocido realmente su opinión hasta hace unos días, cuando completaron una encuesta sobre la novela… y ¡MENUDA SORPRESA! Todavía estoy en shock… Así que, sólo diré, a modo de anécdota, que hubo una lectora que a la pregunta “De 0 a 10 ¿cómo calificarías esta novela?, ¡respondió 11!

¡Madre mía, casi me caigo de la silla al verlo! :)

Con tanta emoción, no me acordé de que se acerca a pasos agigantados una fecha muy especial, San Valentín. Por suerte, mis compañeras de Jera Romance no se olvidan de alimentar el gusanillo romántico y lo han tenido bien presente: acaban de anunciar que… ¡vuelven las promociones especiales de Jera Romance! Encontrarás toda la información  en este enlace.

Pero, a pesar, de mi estado extático, cuento las horas que quedan para un encuentro que, estoy segura, no sólo yo espero con ansiedad:  el I Encuentro RA. ¡Ya casi estamos allí, a muy poquito de volver a abrazar a viejas amigas y conocer a otras nuevas! ¡Qué ganas!

Y hasta aquí mi entrada de hoy. Que tengas un fantástico San Valentín.

Ah, y si alguna de las encuestas sobre Princesa lleva tu firma, que sepas que eres responsable de mi ascenso al Séptimo Cielo. Conocer tu opinión sobre mi trabajo ha sido una GRAN emoción y una GRAN alegría. GRACIAS, desde el fondo de mi corazón.

La red del amor

El pasado 7 de marzo, El País Semanal publicó un artículo que la escritora Rosa Montero escribió el 14 de Febrero, el día de los enamorados, titulado “Maldito San Valentín”. En él empieza confesando que “de todos los días falsos y arbitrarios inventados por los comerciantes para ordeñar nuestros bolsillos, éste es el que más me irrita”. La verdad es que me gusta esta escritora. Si un artículo lleva su firma, lo leo porque sé que no suele defraudarme. Así que en este caso, y a pesar de la contundente frase en tipo destacado que centraba el tema a debate, a saber: “La idea del amor romántico nos ha hecho a los humanos un daño fenomenal”, continué leyendo.

No me chocó su irritación por el mercantilismo que parece rodear nuestra vida, incluso en sus detalles más insignificantes; mucha gente lo comparte, estoy segura. Y sin duda, muchos comparten su “inquietante sensación” de que este año San Valentín se ha festejado más que nunca. Sin ir más lejos, a mí, que ni me irrita ni me inquieta, también me lo ha parecido. Sin embargo, ésto tiene poco de “tontuna” y mucho de estrategia de supervivencia. En momentos críticos, de intenso distrés -y los últimos tres años han sido críticos para millones de personas a nivel mundial-, nuestra mente pone en marcha mecanismos que nos permiten compensar los efectos negativos, y adaptarnos; la evasión es uno de ellos. Como dijera Richard Gregory, neurólogo y profesor emérito de neuropsicología de la Universidad de Bristol, el cerebro no está para buscar la verdad, sino para hacer predicciones para poder sobrevivir.

Pero resulta que soy escritora de novela romántica, y mis ojos están especialmente entrenados para cazar tópicos y clichés sobre el amor, los hombres, y las mujeres. Y la verdad, no esperaba encontrarlos en este artículo.

Más allá de los intereses comerciales por idealizar conceptos para después vendérnoslos, el amor romántico es mucho más que una mera idea, es un impulso vital hacia el apareamiento, natural y fundamental para la especie. En realidad, son varios los científicos que sitúan el surgimiento del amor romántico a la par que el nacimiento de la imaginación en las primeras especies de homínidos. Casi nada.

También existe un amplio consenso científico, e investigaciones recientes parecen confirmarlo, en que el amor romántico se halla profundamente enlazado con otros dos impulsos hacia el apareamiento, la lujuria, y el apego. Los tres poseen sus propios circuitos cerebrales, provocan diferentes comportamientos y expectativas, y están asociados a diferentes neuroquímicos (hormonas). Se sabe, además, que cada uno de ellos evolucionó para controlar un aspecto distinto de la reproducción: la lujuria, para “motivarnos” a buscar la unión sexual con prácticamente cualquier pareja medianamente apropiada; el amor romántico, para hacer que “concentremos” nuestro interés apareatorio en un individuo en particular (con el consecuente ahorro de tiempo y energía); y el apego, para facilitar que la pareja se mantenga unida el tiempo suficiente para sacar adelante a la descendencia, al menos, hasta superar los años de la infancia. Es lo que Helen Fisher (1) denomina “La red del amor”.

De modo que lo más probable es que la pareja de “viejos” de la viñeta de Forges a que hace referencia Montero en su artículo, hayan tenido su etapa de lujuria, y también, la etapa de mirarse a los ojos y creer que el otro era simplemente perfecto. Es más, sin esas etapas, no serían tema siquiera para una viñeta.

Y aunque Montero opine que la fiesta de los enamorados es “una majadería dulzona, un paripé vacío, […] un frenesí de corazoncitos rojos que se parecen tanto a los musculosos corazones verdaderos como el amor real a los enamorados de San Valentín”, imaginar es ver. Cuando imaginamos (pensamos o recordamos) ponemos en marcha los mismos mecanismos que cuando vivimos el suceso. Pensar en el ser amado, dice Eduardo Punset en su libro El viaje al amor (Destino, 2007), puede mejorar la relación amorosa, de la misma manera que practicar crucigramas puede ayudar a mantener la mente despierta.

Cualquier ocasión es una buena ocasión para aparcar la rutina, estimular nuestra imaginación y enfocarla en la persona que amamos.

Y como dice el refrán a “la ocasión, la pintan calva”.

(1) Helen Fisher, antropológa, profesora e investigadora de la Rutgers University, y autora de títulos notables como Why We Love?, Henry Holt & Company, 2005,  y Anatomy of Love, Random House, 1994, entre otros.

Si deseas leer el artículo completo de Rosa Montero, lo encuentras aquí.

Novela romantica Primer amor, un extracto romántico para el día de San Valentín

Aunque los tres protagonistas masculinos de mi Serie Sintonías son hombres singulares, nunca he ocultado cuál de ellos me robó el corazón desde el principio.

Y no sólo ha robado el mío; desde que viera la luz la segunda de la serie, que lo tiene de protagonista, mi chico de ficción favorito se ha convertido en un auténtico coleccionista de corazones… ¿Por qué? Ah, por muchísimas razones que podría explicar con lujo de detalles, pero no tengo la menor intención de hacer.

En cambio, haré algo mejor.

¿Qué tal si te dejo “pispear” una de sus puestas en escena? Eso lo explicará mejor que mil palabras, te lo aseguro. Gusta la idea, ¿eh? Me lo imaginaba :-)

Te dejo, entonces, con este extracto de Primer amor.
¡Que tengas un San Valentín de película!

~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~

mark_primeramorMark aparcó frente a casa de Shannon y cerró el contacto. Sabía muy bien que ella no iba a invitarlo a subir. Tan bien como sabía que él no debía sugerirlo, pero no quería irse. Le apetecía pegarse a su piel, meterse en su cuerpo, saborear cada centímetro de ella. Y a falta de eso, le apetecía su risa, su espontaneidad.

Hacía tantos años que nadie conseguía siquiera entretenerlo más de un par de horas, que cada minuto que pasaban juntos se le hacía más difícil dejarla. Sin darse cuenta, Shannon había sacado a la superficie de las emociones de Mark un deseo que, de tan intenso, acabó convirtiéndose en necesidad: la de encontrar esa mujer que lo complementara. Un deseo de cuya intensidad Mark solo fue consciente cuando la vio y supo que esa mujer, era ella. Cuatro meses después, la piel se lo pedía a gritos.

—Aunque casi ni yo puedo creérmelo, me lo he pasado genial. Gracias, Mark.

Su voz lo sacó de su ensimismamiento y cuando la miró, ella sonreía.

—¿Y por qué “casi no te lo crees”?

Shannon lo miró con picardía.

—No suelo esperar pasarlo bien con alguien que piensa que las mujeres de hoy día somos huecas por dentro…

—¿Habrá ayudado la paliza que me diste jugando a los dardos?

Shannon rió divertida. Le había dado un palizón.

—Habla en tu favor que no dijeras, como todos, que te dejaste ganar.

—No me dejé ganar —Mark se acomodó con la espalda contra la puerta del conductor—. Pero aunque fuera así, no te lo diría.

—¿Siempre eres tan caballero?

Ella lo miraba con su expresión de niña, un poco dulce, bastante desafiante. Y él se moría por quedarse, subir con ella, hacerle el amor. Pero había dicho que le daría el tiempo que necesitara para resolver lo que tuviera que resolver. Asintió con sus ojos claritos clavados en ella.

—Siempre.

Una sonrisa radiante apareció en la cara de Shannon, que asintió varias veces con la cabeza, y se volvió para apearse.

—No te muevas —pidió él, reteniéndola por un brazo. Ella lo miró interrogante. Lo vio indicarle con la mirada que se quedara sentada, luego apearse, dar la vuelta por delante del monóvolumen y abrir la puerta del acompañante.

Las veces que una escena parecida se había repetido entre ellos volvió a la mente de Shannon. Entonces, pensaba que él lo hacía para ponerla nerviosa. Ahora, empezaba a dudar que aquel hombre hiciera algo más que lo que le diera la gana en cada momento. Entonces, a ella le molestaba. Ahora, le encantaba.

Shannon sonrió a modo de agradecimiento, ambos caminaron hasta la puerta de su edificio.

—Quién le habría dicho a la cría de los pelos azules y la ropa punky que un día saldría con un caballero de la corte del rey Arturo… —comentó ella, risueña, y sacó las llaves del bolsillo de su abrigo. Mark se las cogió de la mano y abrió la puerta.

—Quién le habría dicho a esa cría que un día le encantaría salir con un caballero de la corte del rey Arturo —matizó él.

Le devolvió las llaves, rozando suavemente sus dedos con los de ella. A Shannon un cosquilleo muy agradable le recorrió el cuerpo. A él, un escalofrío. —Hoy lo voy a tener complicado —continuó él, suavemente—. No creo que acabe hasta las cinco o las seis. Y después quiero llevar a Patty y los críos por ahí, a pasear…

Shannon asintió. Mark probó suerte.

—¿Te apetece que nos veamos un rato sobre las once o así? Podríamos ir a bailar o donde quieras…

—Yo también tengo un día complicado. Nos hablamos y vemos ¿te parece?

No, no le parecía. Quería verla. Necesitaba saber que la vería.

—Vente a comer al rancho y luego, si puedes, te apuntas a la salida.

Era más que una sugerencia: un deseo expuesto al mejor estilo Mark Brady, con tanta dulzura como determinación que a ella le supo a caricia.

—Los sábados como con Cathy… —dijo ella, sonriendo.

—Tráetela.

Shannon se quedó mirándolo. Esas formas suyas empezaban a gustarle demasiado. Y su propia reticencia a rebelarse a tanta determinación, demasiado poco.

—Es una idea —se sorprendió diciendo, en vez del “ya veremos” que tenía pensado contestar.

Lo vio asentir sonriendo, ponerse las manos en los bolsillos y dar un paso atrás.

Era hora de irse, y se marchaba.

Shannon no pudo evitar pensar que irse sin al menos intentar quedarse, no era propio de un hombre en estos tiempos. Por más Mark Brady que fuera el hombre en cuestión. Las ganas de tentarlo fueron irreprimibles. Tantas como las que tenía de que la noche no acabara, de seguir con él, sintiendo lo que solamente él podía hacerle sentir, solo con mirarla.

—¿Ya te vas? —le preguntó suavemente sin perderse gesto.

Vio sus ojos claritos, brillantes, enfocar en ella durante una eternidad. Al final, lo vio asentir levemente, con una expresión dulce en la cara.

Shannon sonrió de oreja a oreja.

—Eres todo un personaje…—le dijo divertida—. La tentación de tentarte fue demasiado grande… Lo siento, no pude evitarlo.

Mark enarcó la ceja, burlón.

—Soy un hombre, Shannon. En el más amplio sentido de la palabra.

—¿Los “hombres en el más amplio sentido de la palabra” no se tientan?

Ella se apoyó contra el marco de la puerta de cristal, manteniéndola abierta con su cuerpo, y se dispuso a mirarlo a gusto mientras él avanzaba el paso que había retrocedido, y se detenía frente a ella. Lo vio apoyar una mano sobre el borde del marco, por encima de su cabeza.

Shannon miró de reojo el brazo descansando contra el marco, y luego a él, desafiante.

—Me tientas —admitió él, y dio otro paso hacia ella—. Toda tú.

A esa distancia, no solo su perfume masculino la rodeó. Podía sentir con intensidad, sensaciones vibrantes que no acertaba a decidir si eran solo suyas, o de los dos.

—Podría dejarme llevar —continuó él buscando su mirada—. Pero si solamente quisiera eso, lo podría haber hecho desde el principio ¿no te parece?

—Te freí a calabazas —susurró ella—. No tuviste ocasión.

Mark dio un paso más. Estaba tan cerca que ella tuvo que alzar la cabeza para mirarlo a los ojos.

—Si hubiera querido seducirte, lo habría hecho —le apartó un rulo rebelde de la mejilla; la punta de los dedos le rozaron la mejilla y ella se estremeció—. No quiero seducirte. Quiero enamorarte. Quiero que cuando me mires veas el hombre de tu vida. Que para ti, nunca nadie se compare conmigo. Y que dentro de ochenta años sigas sintiendo exactamente igual —otro estremecimiento la recorrió de la cabeza a los pies. Esta vez, sintió que él también se estremecía, y se esforzó por mantener la mirada—. Me tientas, Shannon. Y me importas, como ninguna mujer me importó en la vida. Por eso me voy.

Sus palabras, el tono de su voz, su dulzura… Todo lo que fluía de él, más allá de lo que comunicaba verbalmente, fue como un gran abrazo amoroso, de una intensidad tal que la dejó sin aliento. Cuando él, a modo de despedida, se acercó a besarle la frente, ella aún contenía la respiración.

Capítulo 13 (extracto).

© Patricia Sutherland.

Primer amor, la más romántica de la serie Sintonías.

Disponible en papel y en todos los formatos digitales.
Primer amor, ebook. 

Pack Sintonías, tres novelas románticas

Primer amor, libro impreso.

¿Lo quieres dedicado por mí? ¡Es posible!

Nota: Para saber a qué viene que haya resaltado parte del texto en amarillo, echa un vistazo a ésto.