Y tú, ¿cuántos libros lees… a la vez?

libros2

Hoy: Y tú, ¿cuántos libros lees… a la vez?

No me he equivocado de pregunta y aunque de primeras pueda resultarte extraña, quizás te pase como a mí y acabes descubriendo algo nuevo acerca de tus hábitos de lectura. Algo en lo que, sencillamente, nunca te habías parado a pensar.

Soy escritora así que la lectura siempre ha tenido un lugar importante en mi vida. Es lógico; no conozco a ningún escritor que no sea un gran lector. En mi caso, comenzó como una afición muy temprana que con el paso del tiempo fue convirtiéndose en una necesidad. Por esto me refiero a que del mismo modo que no soy capaz de estar un día sin escribir, tampoco paso un día sin leer. Soy de las que se resisten a irse a dormir si no han caído cinco o seis páginas, como mínimo. Hasta aquí, todo (más o menos) normal; posiblemente te identifiques con lo que digo.

Pero resulta que hace unos meses descubrí que, a diferencia de la mayoría de las personas que conozco, yo nunca tengo un solo libro en proceso de lectura, sino varios. ¿Que cómo lo descubrí? Gracias al comentario de uno de mis contactos en Facebook que también tiene este hábito y lo compartió en la red social. Imagínate, mis ojos se quedaron clavados en ese puñado de líneas que me estaban descubriendo América. Fue muy raro eso de averiguar algo sobre mí a través de las experiencias de otra persona.

Sin embargo, así es como leo y lo es desde hace mucho tiempo. Recuerdo como si fuera hoy la cara de mi madre al ver la cantidad de libros que ponía en la maleta cuando salíamos de vacaciones. Entonces, claro, no existían los lectores digitales. ¡Si eras un ratón de biblioteca, el dolor de espalda lo tenías asegurado! Y sí, a mí también la pila me parecía grande, pero aunque por aquel entonces no fuera consciente de mi hábito, interiormente tenía la certeza de que no sobraba ningún libro de los que había en la maleta.

librosNo recuerdo exactamente cuánto leía entonces aunque sí me acuerdo de que leía muchísima ficción. Imagino que sería para compensar todo lo que me tocaba “empollar” en el colegio. Ahora, lo habitual es que tenga cuatro libros en proceso de lectura al mismo tiempo: tres de no ficción y uno de ficción. La semana pasada, por ejemplo, estaba acabando de leer “Nadie lo ha visto”, un novela negra de Mari Jungstedt y alternaba su lectura con dos libros sobre marketing (bastante menos aburridos de lo que pensaba que serían) y con la relectura de “Why We Love” (“Por qué amamos”), de la antropóloga norteamericana Helen Fisher. ¿Y no te pierdes con tanto libro?, dirás. Para nada. Es más, yo creo que ir alternando lecturas me ayuda a mantener la atención porque no le doy a mi mente tiempo para ponerse demasiado cómoda (¡que igual se duerme!).

¿Te cuento qué otras cosas averigüé sobre mis hábitos de lectura después del GRAN descubrimiento? Vamos allá.

  1. Leo más no ficción que ficción porque a) soy muy curiosa a nivel intelectual y b) porque leer siempre ha sido mi forma de aprendizaje preferida: si me das a elegir entre un profesor y un libro, escojo el libro.
  2. Intercalo historias de ficción (además de porque me gusta) porque he descubierto que es la única forma de hacer que mi cabeza pare: me abstraigo en la historia que el autor me está contando y así despisto a la mitad preguntona de mi cerebro durante un rato. ¡Cada cual tiene su técnica!
  3. Cuando se trata de un libro de no ficción, suelo pasearme por los capítulos y, a menudo, escojo empezar por uno cualquiera que atrapa mi interés. Después, leo el libro de principio a fin.
  4. En cambio, cuando se trata de una novela, necesito seguir el orden sin saltarme páginas ni “espiar” el final.
  5. Sea ficción o no ficción, en el momento que el libro deja de atrapar mi interés, lo abandono.

¿Y tú qué me cuentas sobre tus hábitos? ¿Compartimos alguna “peculiaridad lecturil”? Expláyate a gusto en el hilo de comentarios ;)


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… ¡mucho más! Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


Las “beta” de Patricia.

¿Quién me habría dicho a mí hace cinco o seis años que comenzaría el 2017 eligiendo a mis lectoras cero, o como yo las llamo: Las “beta” de Patricia? ¡Esto sí que es increíble!

lectores1

Hoy: Las “beta” de Patricia.

Y es que el proceso que me condujo hasta aquí ha sido largo. Sabía que lo sería, en parte por mí -soy una persona que nunca mueve ficha hasta que ve el panorama claro- y en parte por mi visión personal del tipo de colaboración que me interesa y espero de esta clase de lectores, que como te cuento más abajo, tardó en cristalizar.

Un lector beta (o lector cero) es alguien que lee la primera versión de una obra, la valora, la corrige (hablamos de correcciones menores porque lo que recibe es un texto que ya ha sido corregido) y aporta mejoras (a través de señalarle al autor momentos de la historia en los que su interés decayó, personajes o escenas que no acabaron de “cuadrarle”, pasajes en los que se ha perdido en la lectura, en que ésta le resultó confusa, etc).

En mi visión personal, además, es alguien que está familiarizado con mi estilo y que conoce muy bien mis historias porque las ha leído más de una vez. Es alguien que conecta con ellas y aunque las disfruta enormemente, cree que son mejorables. Y lo más importante: es alguien a quien le encantaría aportar su granito de arena para ayudarme a conseguir que sean mejores.

Y luego, como decía antes, está mi forma de hacer las cosas. No soy de las que saltan de inmediato a seguir el consejo o a probar la táctica de turno. Incluso aunque tal consejo o táctica me resulte coherente en su planteamiento y crea que puede funcionar, me gusta tomarme mi tiempo para observar el terreno de cerca, analizar si realmente funciona tan bien como parece, recabar opiniones y, en especial, oír lo que me dice mi intuición. Sí, mi intuición juega un papel fundamental porque con los años he tenido la ocasión de comprobar que cada vez que la he ignorado, las cosas no salieron bien.

lectores2Todo curso o taller de escritura  recomienda a sus alumnos que busquen activamente impresiones sobre sus manuscritos, sea a través de lectores beta o de editores externos (o de ambos). Yo he hecho dos talleres, de modo que conocía el dato. Sin embargo, descarté el primer consejo de forma instintiva. Mi intuición me decía que no siguiera ese camino y si alguien me hubiera preguntado por qué, la verdad, no habría sabido qué más responder. Me tomó tiempo descubrir la razón: no escribo romántica al uso y obtener una opinión no profesional sobre uno de mis manuscritos solo podía tener utilidad si provenía de alguien que conectara con mi forma de contar historias y me hubiera leído a fondo. O sea, de una lectora fiel. Y entonces, claro, no tenía lectoras fieles a quienes consultar… ¡Ni de ninguna clase, por cierto!

En cuanto a los editores externos, en el pasado recurrí a ellos en un par de ocasiones y no quedé del todo conforme con el resultado. Ahora me propongo repetir con un planteamiento de trabajo diferente. Es mi siguiente movimiento previsto para 2017, del que ya te hablaré cuando llegue el momento. ¡Sigue en antena!

Así que así ha empezado el año para mí, lanzando una sorpresiva propuesta a mis fieles seguidoras de Románticas y asombrándome con la buenísima acogida que la misma ha tenido. Ayer cerré la convocatoria y ahora estoy metida de lleno en la tarea de escoger a mis cuatro “betas”. Teniendo en cuenta la cantidad y calidad de las solicitudes recibidas, la cosa no va a ser sencilla.

¿Y sabes qué? Estoy nerviosa, ansiosa, ilusionada y, sobre todo, feliz. Feliz de que haya llegado este momento. Feliz de comprobar que aunque el camino de un autor independiente es por naturaleza solitario y duro, no estoy sola. Tengo la inmensa suerte de contar con una legión de personas fantásticas, que no solo me conceden el enorme privilegio de leer mis historias, valorarlas, recomendarlas…, sino que están siempre dispuestas a ofrecerme su cariño y su apoyo. Si eres una de ellas, un millón de gracias desde el fondo de mi corazón.

¡Qué camino más interesante se abre ante mí y cuánto promete 2017!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… ¡mucho más! Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas?  Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


 

Mi último post de 2016.

Ya está aquí ese momento que, si me sigues, sabes que espero con ansias: soltar el teclado y dedicar tiempo a estar con la gente que quiero y disfrutar de hacer “nada” en buena compañía.

La nieve lleva tres semanas en WordPress, algo que me encanta no solo porque embellece el blog, sino también porque pone en marcha mi personal (y privada) cuenta regresiva hacia un momento que espero con toneladas de ilusión y ganas.

En 2015 compartí contigo algunas pinceladas de lo que tenía en mente para 2016 y hoy haré lo mismo con 2017.

Pero antes, y sin entrar en detalles, te diré que estoy muy, muy contenta de haber seguido mi intuición. Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado profesionalmente hablando. Darte la oportunidad de hacer lo que te apasiona de la manera que deseas hacerlo es liberador. Un proceso poderosísimo en el que te asombras de la facilidad con que consigues resultados que antes te costaban un triunfo. Alu-ci-nante.

También te cuento que esta ocurrencia mía ha tenido una importancia fundamental en que mis planes para el año funcionaran tan bien. Han sido doce meses de ensayo y error en varios apartados, de aprender muchísimo, y el blog privado me ha permitido seguirle la pista a cada experimento y a sus correspondientes resultados con facilidad. Los próximos doce meses serán aún más intensos en esto de aprender y experimentar, así que he echado mano de otra herramienta de refuerzo que usaré junto con el blog privado: esta preciosa agenda-organizador personal Filofax.

mi-agenda-collage

¿Planes para 2017?

Seguir “martilleando” los mismos clavos de 2016 y empezar a martillear otros nuevos, que incluyen (¡redoble de tambores!) dos novedades muy novedosas tratándose de mí:

* Aumentar en un 20% mi cuota diaria de palabras, y tachan-tachán…
* Incorporar “beta readers” y editores externos al proceso editorial de mis novelas. Se trata de un GRAN objetivo que lleva en mis notas desde hace años, esperando pacientemente su momento.

Si 2016 se prometía interesante, ¡no te digo cómo se perfila 2017 en los dominios de Patricia Sutherland! Estoy muy ilusionada. ¡Muy, muy, muy!

Y hasta aquí mi último post de 2016, pero antes del “corto y cierro”, quiero enviarte un abrazo grandote y mis deseos de que tu entrada en el nuevo año te encuentre disfrutando de la compañía de la gente que quieres y preparada para seguir planeando e ilusionándote a tope.

FelicesFiestas2016.png

¡Con mis mejores deseos para ti!

¡Hasta el año que viene!

 

Las aventuras “lecturiles” de Patricia en Goodreads.

Patricia en Goodreads: cinco años como autora; dos estupendos meses como lectora.

logo-goodreads

Tengo perfil de autora en Goodreads desde 2011, así que no soy precisamente una recién llegada allí. A nivel de concepto siempre me ha parecido una idea genial, una herramienta verdaderamente fantástica para los que leemos mucho. Pero, por alguna razón, como lectora me ha costado llegar a encontrarle el gusto. En realidad, ahora que lo pienso, las razones son varias.

¿Por qué no he usado Goodreads hasta ahora?

Reseñar, sí; puntuar: no, gracias.

Básicamente porque mi primer contacto con la plataforma no fue lo que esperaba. Para empezar, ignoraba que era posible comentar un libro sin necesidad de puntuarlo. Me enteré hace poco. Me da la impresión de que no siempre ha sido así -tengo el vago recuerdo de haber intentado reseñar un libro sin puntuarlo y no haber podido-, aunque quizás estoy equivocada.

La cuestión es que no me atraía la idea de tener que asignarle una valoración a cada libro leído para poder comentarlo. Valorar me parece todavía más subjetivo que la propia opinión (y ya no hablemos si lo pienso en el contexto de otras lecturas de igual puntuación), así que imagínate.

blogpost_1

Una cosa es valorar en la tienda un libro que has comprado. Eso es algo así como un “si te he visto, no me acuerdo”. Lo hago y un segundo después olvido que lo he hecho porque solamente visito esa plataforma para comprar. Hace años solía bucear en la lista de novedades, pero ya no. Ahora voy a tiro hecho. Mi biblioteca de Goodreads es otra muy diferente porque allí soy una lectora más dentro de una inmensa comunidad utilizando una herramienta fenomenal para organizar mis lecturas y usar las distintas funciones que ofrece de la forma que me resulta cómodo. ¿Cómodo para qué? Para poder seguirle la pista a mis lecturas, saber por cuál libro comencé una serie, y ver a través de mis reseñas cómo evoluciona mi percepción acerca del trabajo de los autores que leo. Por ejemplo: a través de mi biblioteca puedo comprobar en cualquier momento que mi primer ‘Daniel Silva’ ha sido el libro 14º de una de sus series y que me ha gustado muchísimo. ¿Mantendré la misma opinión cuando haya leído los trece anteriores? ¿Me deslumbrará el primero, que dicen que es tan bueno, o no conseguiré pasar del capitulo 1? Este es el uso que me interesa darle a Goodreads.

¿Conoces mis gustos? ¿No? ¡Entonces, no me hagas recomendaciones!

Otro asunto que me escamaba un poco era el uso que veía que hacían de la plataforma algunos autores: gente que le da cinco estrellas a sus propios libros o te envia recomendaciones de los mismos a través de la opción que existe al efecto. Piensas “vale, están haciendo promoción, habrá que aguantarse”, pero es que también recibo recomendaciones de gente que no conozco sobre libros de otros autores que es bastante improbable que vaya a leer porque no me interesa el género que escriben. Cosa que lógicamente no tiene por qué saber el “recomendador”, lo entiendo. Pero si no me conoce a mí ni mis gustos de lectura, ¿por qué me fríe a recomendaciones? Esto es un misterio a la altura de Iker Jiménez ;)

Cuando a destripar un libro se le llama reseñarlo.

Las reseñas “testamento” plagadas de spoilers también me ahuyentaban lo suyo. Es asombroso que haya tanta gente, teóricamente amantes de la lectura, dispuesta a destripar salvajemente un libro sin ningún remordimiento. “Destripadores” hay en todas partes y Goodreads no es la excepción. ¡Hay que andarse con ojo o te tragas unos spoilers como catedrales!

En resumen…

No sé, todo me resultaba extraño, muy distante de la primera idea de “herramienta fenomenal” que yo me había formado, así que a regañadientes la dejé aparcada todos estos años. Hasta que hace unos meses me enteré de que la puntuación no era obligatoria y empecé a considerar el tema otra vez. Creo que, a pesar de todo, las ventajas que ofrece la plataforma son enormes. Especialmente, si lees mucho.

blogpost_2

Y aquí estoy, después de haber desactivado las notificaciones y las actualizaciones, haciendo mis primeros pinitos como lectora en la mayor comunidad de lectores del mundo.

Cómo uso Goodreads en 4 claves sencillas.

1) Soy del tipo de lectora que tiene más de un libro en lectura al mismo tiempo. Se trata de otro descubrimiento reciente del que te hablaré en otro post. En mi caso, siempre hay como mínimo dos y normalmente cuatro. Mi fuerte es la no ficción, así que el ratio habitual es: 3 de no ficción, 1 de ficción. Por el momento, este solitario es el que comento en la plataforma.

2) Como la ficción está en franca minoría, los que llegan a mi lista han pasado por una investigación previa. Quiero asegurarme de que haré un buen uso del tiempo que le dedique. Ya he comentado en alguna otra ocasión por aquí que  un autor -cualquier autor de ficción- tiene un margen de dos páginas conmigo: si consigue mantener mi interés en esas dos páginas, sigue en carrera. De lo contrario, queda descartado. La muestra que habitualmente se puede descargar en las plataformas hoy en día es suficiente para el primer filtro.

Si me gusta lo que propone la sinopsis y disfruto de la muestra, llega el momento de buscar opiniones de otros lectores sobre el libro. Hablo tanto de opiniones positivas como negativas. Sé que hay gente que descarta las valoraciones que dejan los lectores en las tiendas donde adquieren el libro, que no las toman en serio porque creen que están orquestadas por el autor/editorial o porque se trata de opiniones de personas que no conocen. Personalmente creo que se distingue a la legua una opinión sincera de otra orquestada y a mí me resultan muy útiles: puedes hacerte una idea bastante aproximada de los aciertos y los fallos de un libro a través de ellas. Presto atención especial a las opiniones de lectores fieles al autor en cuestión. Si en esta fase el libro me sigue convenciendo, entra en mi “wish list” para comprarlo en cuanto se me presente la ocasión.

3) Por lo que te cuento en 2), las posibilidades de que un libro “me salga rana” se reducen bastante. Pero, a veces, se da el caso. Entonces, simplemente, lo descarto y el libro pasa al estante “abandonados”. Es lo menos amigable que encontrarás en mi perfil de Goodreads. No comento lecturas de las que no haya disfrutado porque en el momento que dejo de hacerlo, las abandono, en cuyo caso, no tengo nada que comentar.

4) Y si tengo un estante de “abandonados”, ¿cómo no voy a tener un estante de “favoritos”? ¡Claro que sí! Fue el primero que creé y allí colecciono algunas de mis joyas más amadas.

Así que si tienes curiosidad por saber qué estoy leyendo, cómo va mi progresión o qué me ha parecido tal o cuál libro, te invito a  verlo aquí:

Patricia en Goodreads

¿Y tú, usas Goodreads?


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… ¡mucho más! Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


 

¡Desconectada hasta septiembre!

¡Me ha tocado! Yesssssssss! Ya está todo preparado para salir corriendo para la playa en cuanto le dé al botoncito “publicar”

Serán dos semanas en las que, como de costumbre, colgaré el teclado y dedicaré mi tiempo y mi energía a disfrutar de tiempo libre y de buena compañía.

A mi vuelta, te traeré noticias que estoy segura que te van a encantar, y la “mochila” cargada de ideas para nuevos proyectos de los que también te hablaré. Pero eso será en septiembre, ahora me despido. Si también marchas de vacaciones ¡que las disfrutes mucho! Y si ya estás de regreso en el trabajo, ¡que te cunda!

¡Un abrazo y hasta la vuelta!

942ab827307853fee5ed342795be5334

¡Nunca tan bien dicho! ;)

 

Preparando mis lecturas veraniegas 2016.

¿Tienes curiosidad por saber qué autores serán los encargados de satisfacer mi gusanillo lector durante mis vacaciones estivales de este año? ¿Sí? Genial. Te invito a curiosear ;)

Lo primero a confesar es que llevo un retraso con los libros de ficción que hace tiempo no recordaba tener. Y no es que haya leído menos que otros años, más bien se ha debido a que varios libros nuevos de no ficción se han metido por medio -de esos que te secuestran el cerebro llevándote de una lectura fascinante a la siguiente-, y cuando he querido darme cuenta estamos en Agosto ¡y el pescado sin vender! ;)

Pero, tranquila, que pretendo que no pase de este mes que pueda hincarle el diente a estas historias:

Corazones de Acero – María José Tirado.

500000355b

Comprar en Amazon

Julia Romero es enfermera del equipo de urgencias del 061 de Sevilla. Su vida transcurre entre el trabajo y su relación secreta con Rubén, el mejor amigo de su hermano y médico de su equipo, relación que este no parece dispuesto a formalizar. Austin Parker, miembro del equipo alfa del Team Six de los Seals, acaba de regresar de Afganistán. Su vida y la de Julia se cruzan tras ser apuñalado en la calle. Se trata de un hombre joven, corpulento, con una poblada barba rubia y unos espectaculares ojos azules. Un hombre cuyo torso y alma están marcados por profundas cicatrices. Desde ese encuentro, Julia no podrá dejar de pensar en el americano. Pero Austin se prohibirá a sí mismo sentir algo por la joven enfermera. Está a punto de enfrentarse a la misión más importante de su vida y, por nada del mundo, quiere ponerla a ella en peligro. Los DiHe son la más peligrosa organización criminal de toda Europa. Son salvajes, despiadados, se financian con la prostitución y el tráfico de seres humanos, y Julia está a punto de caer en sus redes, sin imaginar las consecuencias…

Será lo primero que lea de esta autora y tengo que decir que ya es todo un logro de su parte que haya conseguido hacerme superar mi añeja reticencia a leer novelas que ganan premios editoriales. No he podido resistirme a una sinopsis que contiene palabras como “Sevilla”, “Team Six” y “organización criminal”. La cosa promete :P

Todo lo que desees – Mar Vaquerizo.

51ANgj5Wz-LSalma, agente del servicio secreto del gobierno, debe enfrentarse a la misión más difícil de su vida: rescatar a su her­mano Andrés, que ha sido secuestrado por una organización secreta. Siguiendo las instrucciones de la ban­da, se ve obligada a contratar los servicios de un gigoló llamado Alex, quien resulta pertenecer a la Unidad de Ope­raciones Especiales de la Armada estadounidense. Cuando sus complicadas vidas se en­cuentran, ninguno de los dos es cons­ciente de la fuerte atracción que los une. Acción, sospechas, espionaje, terrorismo y una intensa y complicada historia de amor que surge en el peor momento.

Comprar en Amazon

 

 

 

Hace mucho que quiero leerla y, de hecho, allá por finales de junio estuvo a puntito de caer. Conozco a la autora, hemos compartido buenos ratos de charla y hasta tengo las imágenes promocionales que utiliza para poner rostro a cada uno de sus personajes (¡y qué rostros!), así que tengo la sensación de que ya los conozco un poquito. ¡Tengo un montón de ganas de verlos en acción!

 

Crímenes Exquisitos – Vicente Garrido y Nieves Abarca.

crimenesexquisitos

 

El cuerpo de Lidia Naveira, una joven de la alta sociedad coruñesa, aparece flotando en el estanque de Eiris recreando la famosa Ofelia de Millais.
¿Qué relación tiene este crimen con el macabro asesinato acontecido meses antes en la Abadía de Whitby?
La inspectora Valentina Negro, con ayuda del famoso criminólogo Javier Sanjuán, liderará una investigación que la llevará a colaborar con Scotland Yard, en una oscura trama a caballo entre A Coruña y Londres.
Lo que nadie puede llegar a sospechar es que en la vertiginosa cuenta atrás para atrapar al asesino, deberán enfrentarse a las obsesiones más inconfesables de la sociedad actual.

Comprar en Amazon.

 

Mi experiencia anterior con estos autores me dejó indiferente (Martyrium), pero tengo bastantes expectativas con este libro. Intuición, supongo. Tengo la sensación de que será una gran lectura. Ya veremos.

Estoy pensando que con el “hambre” de ficción que tengo, igual tres libros no son suficientes…. ¿qué opinas? Bueno, no pasa nada. Seguramente igual que tú, tengo mi e-reader bien nutrido, con material de lectura suficiente para tres o cuatro vidas :P

Y tú, ¿qué lecturas te reservas para las vacaciones?

 

Blasty: monitoriza Google en busca de copias ilegales de tu contenido y elimínalas con un clic.

cb_3ea33a47355a327c65df168e19c0bbdc

Así de simple es la definición que dan los creadores de esta útil herramienta que nació en 2015 y continúa en beta. Ofrece una alternativa sencilla y rápida de solicitar a Google que elimine los enlaces ilegales/no permitidos de contenidos protegidos por derechos de autor de los resultados de búsqueda.

Muy de tanto en tanto, dedico una entrada a herramientas que utilizo habitualmente en mi trabajo o que encuentro navegando por la red y que creo que podrían serte de utilidad. Este último caso es el de Blasty. La descubrí hace poco y, tras comprobar su eficacia, hoy ocupa los titulares de Sutherland. Internet está tan integrada en nuestro día a día que si no le encuentras utilidad a título personal, seguro que conoces a alguien que te dará un par de besos por esto. O un jamón por Navidad, nunca se sabe ;)

¿Qué es Blasty?

Una aplicación que, a partir de un enlace legal de tu contenido (que tú le indicas), busca en Google y te alerta de posibles sitios web que ofrecen dicho contenido de forma no permitida o ilegal y, lo más importante, te permite solicitar su eliminación de los resultados de búsqueda con un (simple) clic al que llaman “blast”.

Cuando recibes la alerta de los sitios que presuntamente vulneran tus derechos de autor, los resultados muestran un icono color naranja con la palabra “blast” a la derecha de cada enlace. No tienes más que hacer clic en él en aquellos casos que, efectivamente, hayas comprobado  que se trata de un uso ilegal/no permitido de tu contenido, et voilà. Esto es muy importante, verifícalo, porque una denuncia improcedente podría traerte dolores de cabeza.

¿De qué tipo de contenidos hablamos?

De todo un poco: libros, artículos/entradas de blog (¡reseñas!), música/audio, películas y vídeos, imágenes/plantillas, y, por supuesto, software/programas.

¿Cómo funciona?

Te das de alta (gratuita), instalas su extensión en Chrome, facilitas a Blasty un enlace legal del contenido que quieras que monitorice y a partir de aquí tienes tres opciones:
1. Esperar un par de semanas a que te envíen a tu correo el resultado de la monitorización para que puedas proceder a solicitar la eliminación de los enlaces ilegales/no permitidos haciendo clic en el icono “blast”.
2. Invitar a tres amigos a conocer la aplicación y, a cambio, recibir el informe en un día hábil, y
3. Efectuar un único pago de $ 9.99 y tener acceso inmediato al panel de control desde el cual puedes gestionar monitorizaciones de todos tu contenidos en el momento.

Hago hincapié en que pinchar el icono “blast”, NO elimina el contenido, sino su aparición en los resultados de búsqueda. Google cuenta con un formulario para realizar este tipo de solicitudes, pero el proceso es engorroso y largo -medido en semanas-. Con Blasty toma realmente un solo clic y el enlace queda eliminado en pocas horas.

En la web encontrarás información detallada e incluso un vídeo de dos minutos que explica cómo funciona.

Blasty.co

Fácil, rápido y muy, muy efectivo. Mejor imposible, ¿a qué sí?

Ya me contarás si te resulta útil ;)

 

_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*

También podría interesarte:

Evernote: todas tus notas, datos y enlaces disponibles desde cualquier lugar y a un golpe de ratón.

Hootsuite: todas tus redes sociales, tus notas y tus blogs favoritos en un único panel de control.


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas?