¡Primer concurso de las promociones de vacaciones!

Continúan las promociones que bajo el lema “Estas vacaciones quiero leer a Patricia Sutherland”, la autora organiza cada año coincidiendo con el verano español.

¡Hoy aporto mi granito de arena para que me leas con este MEGA-FANTABULOSO Concurso Internacional Serie Sintonías!

QLAPS_GA1

Y cuando digo “fantabuloso” me refiero a esto:

  1. La ganadora podrá escoger la novela de la Serie Sintonías que prefiera, en formato impreso o en digital.
  2. No le tocará esperar para disfrutar de su premio ya que el concurso solo está abierto hasta el 16 de julio y al día siguiente efectuaré el sorteo.
  3. Ni compartir, ni dar me gusta, ni sumar puntos… Participar es tan fácil como registrarte en Jera Romance y decir “quiero participar”.

Una oportunidad genial de leerme (¡sin gastar un centavo!) y de conocer a los inolvidables hermanos Brady, los protagonistas de la Serie Sintonías 😎

¡Pincha aquí para participar en el Concurso Internacional Serie Sintonías!

¡Sigue atenta que la semana que viene vuelvo con más promociones!

 

Estas vacaciones quiero leer a Patricia Sutherland: ¡comienzan las promociones!

Hoy comienzan las promociones que, bajo el lema “Estas vacaciones quiero leer a Patricia Sutherland”, la autora organiza todos los años coincidiendo con el verano español.

vacaciones_bannercuadrado

Llega esa época del año que aprovecho para aportar mi granito de arena a un objetivo muy importante para mí: que me leas. Así que por quinto año consecutivo y bajo el lema “Estas vacaciones quiero leer a Patricia Sutherland”, desde hoy hasta primeros de septiembre, he programado una serie de promociones y concursos de los que te iré hablando puntualmente.

Y para empezar por todo lo alto, te traigo una SUPERPROMOCIÓN.

A ver, pregunta: ¿conoces a mi vikingo, Jordan Wyatt? ¿No? Entonces, te daré a catar un poquito:

“… El negro la favorecía y la nueva Amanda Brady, la que vestía ropa más casual y bastante menos sugerente, a Jordan le parecía infinitamente más sensual. Camiseta negra de mangas tres cuartas con cuello princesa. Pantalones de cuero negro de corte recto. Botas negras, sobrias, de tacón muy alto. Los escotes, los ceñidos y la provocación brillaban por su ausencia. Y aún así…

—Preciosa —admitió él, y se esforzó porque su sonrisa fuera tan natural como su cumplido.

Mandy sonrió agradecida y se acercó a él, acomodándose el cinturón.

—Y dime… —dijo, arreglándose el cabello coqueta— Tú… ¿qué tal?

Jordan se recostó contra la puerta cerrada y asintió varias veces con la cabeza.

—Fue muy bien.

Hablaba de trabajo.

—¿Sí? —preguntó, ilusionada.

—Sí —repitió él con una sonrisa satisfecha—. Muy, muy bien.

—Genial —Mandy se puso las manos en los bolsillos de atrás de su pantalón y lo miró con la cabeza ladeada—. ¿Y anoche? ¿Qué tal fue?

Jordan apartó la mirada. Ni le gustaba hablar de sus asuntos personales ni tampoco cómo habían resultado las cosas.

Y no tenía la menor idea de qué responder.

Pero Mandy no lo dejó procesar. Apartó el micro hacia atrás y completó la distancia que los separaba. Luego, sin mediar palabra, tomó la cara masculina entre sus manos y lo besó.

Fue un beso suave, sensual, con sabor a menta, que Jordan devolvió instintivamente, tan sorprendido como ella del montón de sensaciones que a ambos les navegaban por la sangre…

Tan sorprendido como ella, al comprobar que en vez de apartarse, de parar y pensar —que era lo que debió haber hecho—, la atrajo más hacia él, tomándola por la nuca, y se coló en su boca con voracidad.

—No siempre funciona ¿no? —susurró ella sobre sus labios, robándole besos pequeños—. A veces, solamente tu cuerpo está ahí. Lo demás, está muy lejos…

Para cuando unos golpes en la puerta…” Sigue aquí.

 

Apunta maneras, ¿verdad? Ya lo creo que sí. Y fíjate que antes decía que esta es una SUPERPROMOCIÓN, así, con mayúsculas. ¿Sabes por qué? Porque puedes descargar la novela de manera gratuita en todas las tiendas que enlazo más abajo. Gratis, lees bien. Es una oferta por tiempo limitadísimo, así que ¡aprovecha!

BOMBON_NOOK

Bombón. Serie Sintonías # 1

Amazon.es  Amazon.com Itunes Kobo GooglePlay Nook (B&N)

¡Sigue en antena que tengo más propuestas fantabulosas en vista!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


 

Un bocadito romántico para celebrar el comienzo del verano

 

postverano1

¡Ya está aquí el veranito! Época de vacaciones, días largos y noches de música en las festividades locales que se celebran en los distintos pueblos de España durante estas fechas… Y cómo no, de tumbona, refresco y un buen libro, si es romántico mejor ;)
Así las cosas he pensado que por qué no celebrarlo regalándote un bocadito bien romántico. A ver qué te parece este:

Dylan siguió la jugada con interés desde su ubicación, junto a la ventana próxima a la puerta que hacía esquina, donde conversaba con Markus y sus amigos. Los había conocido en el Ace-Café hacía un tiempo y, por lo visto, les había vendido tan bien las bondades del bar de Dakota y Evel que era la segunda vez que se pasaban por allí aquella semana. Notó que Conor parecía que se dedicaba a su cerveza, pero continuaba atento a Andy. No le perdía pisada. Era la típica mirada de un tío que busca la ocasión de volver a intentarlo y como sabía de sobra cuáles eran sus sentimientos por ella, también sabía que, aunque ese round hubiera acabado a favor de Andy, todavía quedaba mucho combate por delante. Mucho, porque ella era durísima de pelar. Su juventud y su risa fácil comunicaban una imagen que distaba kilómetros de la verdadera personalidad de Andy. Antes lo intuía; ahora lo sabía de primera mano.
La atención del irlandés regresó a la camarera justo cuando ella hacía lo mismo. Andy le obsequió una sonrisa a la que él respondió con un guiño y cada cual siguió a lo que estaba antes. No era la primera mirada ni la primera sonrisa que intercambiaban aquella tarde. Si de Dylan hubiera dependido, se habría acomodado en un hueco de la barra como hacía siempre. En lo que a él concernía, eran adultos y libres, muy dueños de hacer lo que les viniera en gana. Además de que no en vano todo el mundo lo tenía por un pasota; francamente, le importaba un carajo lo que pensaran los demás. Pero lo último que quería era perjudicarla. Había tenido la ocasión de comprobar que su vida era ya bastante complicada sin añadir cotilleos ni escenitas estúpidas por parte del imberbe del que Andy estaba enamorada, aunque la mayor parte del tiempo quisiera zurrarlo.
Además, estaba la cuestión de la química que había entre los dos. Toda una cuestión que tenía a Dylan en vilo desde hacía cuatro días, con una erección en ciernes, preparada para la batalla a la menor insinuación real o imaginaria. Precisamente por eso, prefería dejar que fuera Andy quien tomara la iniciativa. Para ir sobre seguro. Ya que era ella quien verdaderamente tenía algo en juego, que fuera libre de escoger, de decidir su siguiente movimiento.
Y en eso, justamente, estaba pensando Andy.

   Dylan no se dio cuenta de que la tenía detrás hasta que sintió que le acariciaba la parte baja de la espalda, algo más que un roce que fue del riñón derecho al riñón izquierdo, como quien acaricia al pasar. Era su mano. Era su forma de acariciar, sugerente pero nada intrusiva, con los dedos bien abiertos anunciando su presencia con postverano2suavidad.
Todo ocurrió en un segundo.
Dylan tomó nota rápida de qué hacían sus compañeros de grupo y comprobó que sus ojos estaban pegados a la gran pantalla de plasma que proyectaba imágenes de la última carrera del mundial de motociclismo. Acto seguido, controló a Conor. Él conversaba con Ike y en aquel preciso instante, tampoco prestaba atención, pero el irlandés sabía que no duraría mucho, que sus ojos pronto volverían a buscar a Andy y que si la encontraba a su lado, se dispararían todas las alarmas. No había tiempo que perder. Solo entonces, cuando estuvo seguro de que nadie les prestaba atención, tomó a Andy por el codo. Ella sonrió, retrocedió un paso y se volvió. Disimuladamente, apoyó su mano en la cintura de Dylan, sobre el grueso cinturón.
Entonces, sus miradas se encontraron y los dos supieron que la maquinaria se había puesto en marcha otra vez. Él tomó la mano que descansaba en su cintura y la desplazo hacia abajo haciéndola recorrer el perfil de su nalga. Ella no se quedó atrás, en cuanto sintió la voluptuosidad de aquel culo bestial bajo la palma de su mano, lo acarició a placer.

   —¿Me traes una cerveza… cuando puedas? —se las arregló para decir Dylan. Había que decir algo antes de que los dos explotaran por combustión espontánea, y pedirle una cerveza a una camarera le parecía una petición lógica.

 Pero como en realidad lo último que quería era acabar con aquel momento que le estaba poniendo los colmillos larguísimos, se lo comunicó por el efectivo método de rodear la mano femenina con la suya y guiar las caricias.
Ella le demostró que tampoco quería poner fin a aquel momento apretando aquel cachete voluptuoso, haciendo que Dylan se tensara como la cuerda de un violín.
—¿Me devuelves mi mano? —murmuró ella, comiéndoselo con los ojos.
Dylan respiró hondo, hinchando el pecho al límite. La mirada femenina siguió con atención los movimientos de su tórax hasta que él exhaló y la bocanada de aire ardiente le abrasó la cara. Entonces, regresó a los ojos color cielo de Dylan que respondió:
—Claro —y al instante liberó la mano de Andy, que también respiró hondo y se dirigió a la barra.
Jo-der, pensó el motero calvo.
Dylan se metió las manos en los bolsillos. Volvió a exhalar el aire en un suspiro y se concentró en recuperarse antes de que alguien se diera cuenta del subidón bestial que tenía en el cuerpo.

© Patricia Sutherland

Ahora que lo pienso, con tanto calorcito ambiental y tanta pasión en la lectura, no sé yo si mejor recomendártela para el invierno, ¿tú qué opinas? ;)


JR06promoJR

Lola. Serie Moteros # 3

Ebook disponible a través de:
Tiendas Amazon: ES | US
Tiendas Itunes: ES | US
Otras tiendas: GoogleStore | Barnes&Noble | Kobo
Libro impreso disponible a través de:
Amazon.es | Amazon.com | Jera Romance (¡y dedicado por mí!)


¡Feliz inicio de verano!

 

 

¡Onceavo día D para Patricia Sutherland!

Lola Entre-Historias, Serie Moteros # 4 de la autora romántica Patricia Sutherland sale a la venta hoy.

Mucha alegría y mucho vértigo en este día tan especial, el que pone el mojón número 11 a mi carrera literaria. La alegría se sobreentiende, pero ¿y el vértigo, dirás? Publicar siempre es, en cierto sentido, un salto al vacío para cualquier autor. Si se trata de un autor independiente el vértigo es aún mayor porque salta absolutamente solo, sin respaldo editorial. Así me siento yo hoy; como si estuviera saltando desde la cornisa del último piso de un edificio muy alto, muy alto 😱

Pero, no te preocupes por mí, la alegría y esa poderosísima sensación de “objetivo conseguido” le roban cartelera al vértigo por una amplia diferencia.

Lola Entre-Historias ya es el 11º título publicado de la colección Jera Romance, y yo soy intensamente feliz 💕

¡Ahora, a por el siguiente!

Lola Entre-Historias. Serie Moteros #4

Lola Entre-Historias. Serie Moteros # 4

Disponible en ebook y en papel.

(Pincha en la imagen para más información)

 

Lola Entre-Historias, ¿y qué tal un fragmento romántico?

Ya está disponible para lectura online y también para descargar, un fragmento de lo nuevo de Moteros, Lola Entre-Historias, Serie Moteros #4

JR06.1LAUNCH_sin_calendario

¿Cómo está tu termómetro romántico hoy? Lo digo porque el momento que recoge el extracto corresponde al de una pareja muy enamorada que, por razones geográficas, se ve muy poco. ¿Preparada? ;)

“… —¡Y pensar que estaba por matar a un irlandés y resulta que este trasto infame se me había apagado! —dijo la muchacha. Sus carcajadas contagiosas devolvieron a Dylan al confort.
Él volvió a cerrar los ojos para disfrutar de aquellas sensaciones únicas que no había experimentado jamás en su vida, simplemente porque jamás había necesitado a alguien hasta el punto de que tan solo su risa le pareciera un regalo.
Andy pasó frente a su tío sin mirarlo. Se dirigió al área de los lavabos en busca de un rincón donde poder hablar con un poco de intimidad. A pesar del gran ruido ambiente, estaba bastante segura de no haber oído a Dylan pronunciar ni una sola palabra, ni siquiera reír.
Se colocó en un rincón, cerca del baño de las mujeres y volvió a intentarlo.
—¿Sigues ahí o te has desmayado de la alegría de volver a oírme?
Dylan abrió los ojos con pereza. Una sonrisa remolona apareció en su rostro.
Sigo aquí. Despelotado y muy solo sobre una cama king size, escuchándote mientras intento que no se me vaya mucho la cabeza. —Hizo una pausa premeditada—. Por lo menos hasta el jueves, tengo que amarrarla bien fuerte.
La imagen conjurada por aquellas palabras supuso un torrente de inspiración para Andy. Mejor dicho, un huracán, ya que muy pronto se encontró desabrochándose la chaqueta y no contenta con eso, siguió con el cuello de la camisa. Aquel corpachón desnudo, cubierto de tatuajes yaciendo sobre las sábanas, ideal lo miraras por donde lo miraras…
—¿Sigues ahí o te has desmayado de…? —la imitó a propósito. Y no acabó la frase también a propósito.
El suspiro que escapó del pecho de Andy hizo las veces de respuesta a las mil maravillas. Una respuesta que a Dylan le encantó.
¿En serio ya estabas pensando en matarme? —continuó él, consciente de que era mejor apartar el tema “despelotado en una cama” antes de que la conversación se fuera de madre.
—No… Lo dije por decir, Dylan… —Su voz, a pesar del tono tierno que empleó, no sonó muy convincente para él.
Ya. Solamente estabas barajando qué métodos eran más dolorosos. Todavía no habías llegado a fraguar tu plan.
Los dos rieron y durante un instante Andy consideró no hacer más comentarios, dejar el tema así. Después de todo era feliz. Por primera vez en su vida era feliz sentimentalmente hablando. ¿Qué sentido tenía despertar a los fantasmas del pasado? Pero pronto descartó la idea; tontería o no, lo diría. No le mentiría en nada, aunque eso la expusiera…” [Sigue leyendo aquí]

¡Que disfrutes de la lectura!


JR06.1_ORIGINAL-2_resized Lola Entre-Historias. Serie Moteros #4 (SM3.1)1

Después de que Dylan sorprendiera a Andy presentándose en su isla bonita, la pareja se embarca en la aventura más romántica de todas; la de conocerse a fondo el uno al otro y aprender a disfrutar del escaso tiempo que pueden estar juntos.
En Londres, mientras Dakota y Tess reciben una gran noticia, Evel y Abby se disponen a preparar una boda por todo lo alto después de que el motero consiguiera el segundo “sí, quiero” de su chica. Niilo y Amy, en cambio, no han vuelto a verse desde el casamiento de Dakota. Aunque las cosas podrían estar a punto de cambiar de un momento a otro…
Visitas inesperadas, decisiones importantes y la posibilidad de conocer el lado romántico del hombre menos romántico de la Serie Moteros son algunas de las novedades que encontrarás en esta nueva entrega.
Lola Entre-Historias, un dulce spin-off de Lola.
1: Las Entre-Historias son, en realidad, el 3.1 dentro de la serie. La razón de que las haya publicado como 4 es que a efectos de catalogación solo se admiten números enteros.

 

Novelas anteriores de la Serie:

¡Lola Entre-Historias, en preventa!

A tan solo 7 días de su lanzamiento, Lola Entre-Historias, ya está disponible en preventa en las plataformas digitales.

JR06.1_ORIGINAL-2_resized

LOLA ENTRE-HISTORIAS

Serie Moteros # 4 (SM 3.1) (*)

Ebook disponible en:

Tiendas Amazon: ES | US | Resto de filiales
Tiendas Itunes: ES | US
Otras Tiendas: Kobo | Nook (B&N)

El precio especialísimo de preventa se actualizará al PVP oficial el 16 de junio, así que ¡aprovecha y resérvala ya!

(*) En realidad es el 3.1 dentro de la serie Moteros, ya que Lola lleva el 3 y esta nueva publicación son sus “entre-historias”. La razón de que en plataformas aparezca como Moteros # 4 es que a efectos de catalogación oficial solo se admiten números enteros.

 

Lola Entre-Historias, nuevos personajes -2.

Hace unos días, te presenté a Shea, el nuevo personaje femenino que aparece en Lola Entre-Historias. Hoy le toca el turno a…

personajeslola-eh-jaume

Foto: Michael Justin

JAUME

Tiene 52 años y es Ingeniero Naval. Su familia por parte de madre es propietaria de un importante astillero mallorquín en el que él trabajó hasta hace un año cuando un accidente náutico se llevó a su único hijo, poniendo su propia vida del revés. En un intento de salir del pozo, marchó a Estados Unidos donde se dedicó a trabajar sin descanso y a no pensar.

Ahora, ha regresado a Menorca, su tierra natal, con un proyecto que le ilusiona y la idea de quedarse…

¿Quién es este (apuesto) señor y qué papel juega dentro de la Serie Moteros? ¡Qué intriga! ;)

∾∾❤︎∾∾❤︎∾∾❤︎∾∾❤︎∾∾

“Lola

¡Muy pronto!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3