2. Primer amor, Novela romántica

Miedos, sueños y novela romántica.

Lo primero que atrajo mi atención fue el título «Cómo crear conexiones apasionadas» y a pesar de que mi lista de pendientes por leer amenazaba con taparme, hice clic.

Sigo a Sherri McConnell desde los principios de su National Association of Women Writers, hace seis o siete años, y además de útiles, sus escritos tienen un estilo con el que, valga la redundancia, conecto. Lo que no me imaginé es que un artículo principalmente dirigido a empresarias, pudiera hacerme pensar en mis razones de por qué escribo novela romántica.

«No tengas miedo: arriesgarse y sobreponerse al miedo es la única forma que conozco de materializar grandes sueños. Ya sabes a qué sueños me refiero. A los que teníamos de jóvenes, antes de rendirnos y decidir ser «prácticos». No tengas miedo al miedo ni al sentimiento de confusión mental que provoca, cuando te arriesgues [a materializar grandes sueños] y te decidas ayudar a otros a materializar los suyos, dispondrás de todos los recursos que necesites…» dice Sheri en su artículo y fue como si me estuviera hablando a mí.

Tardé mucho en decidirme a arriesgarme. Y quien haya pasado por esto sabe lo difícil que es dejar de ser «prácticos». Pero siempre soñé grandes sueños y hace tiempo, tuve la intuición de que en un universo tan profundamente interconectado, cristalizarlos tenía que pasar necesariamente, de alguna manera, por ayudar a otros a cristalizar los suyos. Soy una gran aficionada a la lectura y durante años, palabras escritas por otros me dieron compañía, conocimientos, inspiración, buenos ratos y muchas, muchas veces, consuelo. Pero mi gran pasión es escribir. Soy escritora de vocación muy temprana y ahora, he asumido el riesgo de permitir que sean mis palabras las que hagan lo mismo por otros.

Y no creas, todavía se me pone carne de gallina cuando le doy a la tecla «publicar» del blog. Ni te cuento cuando mando un manuscrito a un editor… ;-)

¿Por qué prefiero romántica a otros géneros? Porque ningún otro aborda la cuestión de los sueños y los miedos de una manera más personal que la novela romántica. Empezando por el más básico de todos: nuestro hombre/mujer ideal.

Y por cierto, de personas que no se rinden y se niegan a «ser prácticos» trata precisamente Primer amor, la segunda novela de mi serie Sintonías de la que encontrarás más información aquí.

Anuncio publicitario
Novela romántica

Novela romántica erótica: cuando lo demasiado explícito quita protagonismo a una gran historia.

Esperé mi pedido de Amazon con interés, sabiendo que iba a disfrutar de una buena historia de la pluma de una escritora que me gusta especialmente, y cuando al fin lo recibí, me puse a leerla enseguida.

No me defraudó: «Scandalous Lovers», la última de Robin Schöne, es más que una buena historia, es una gran historia.

La crítica de Meredith a esta novela, a la que me referí aquí , resultó ser acertada además de inusual en el género. A mí también me pareció una novela que trata de más que erotismo, incluso más que de romance. Habla fundamentalmente de libertad: detrás del aparente esnobismo de un club de hombres y mujeres que se reúnen para hablar de sexo en una época en que la sola mención de la palabra «condón» era suficiente para enviar a una persona a prisión, cada capítulo es un cuadro a través del cual pude llegar a imaginar con bastante realismo la insatisfacción y la tremenda soledad de sus protagonistas principales, dos seres tan realizados desde el punto de vista social, como infelices en su fuero más íntimo.

También estoy de acuerdo con la normalidad de los personajes que pinta Robin: dos viudos que han doblado los cuarenta hace años tendrían poco glamour para una historia contemporánea; traslados a la época victoriana, serían poco menos que invisibles. Pero como me ha ocurrido con otra novela suya, por el capítulo cinco ya me parecían… magníficos.

Su estilo volvió a impactarme. Es directa, poco dada a dejar que sus personajes muestren afecto con palabras, lo que hace que a veces la lectura resulte algo… árida y sus finales son abruptos, atípicos, hasta cierto punto incompletos, pero me gusta. Muchísimo.

Por eso me dio pena que la abundancia y crudeza de sus escenas eróticas me obligara a interrumpir la lectura una y otra vez: me tomó más de una semana llegar al último capítulo.

Y la razón es simple:

Esta vez, las escenas demasiado explícitas definitivamente quitan protagonismo a una gran historia.

Novela romántica

Novelas románticas personalizadas: vive tu propia fantasía.

No deliro, no. Tampoco estoy promocionando un servicio nuevo (aunque quizás debería pensármelo…)

Algo que me gusta de los norteamericanos y canadienses es lo creativos y osados que son a la hora de montar sus negocios, especialmente en internet.

Y si no, échale un ojo a esta página web. Books By You es un negocio dedicado a novelas románticas personalizadas(1). Sí, como lo lees: les das una información básica sobre ti y tu «héroe» y ellos se sacan de la manga una novela de 160 páginas contigo y tu chico de protagonistas.

Puedes elegir entre nueve historias -cada una con su página informativa donde incluyen un resumen detallado de la trama-, que van desde los «besos vampiros» hasta la «pasión medieval», pasando por un «western rendevouz»… Todo el proceso está automatizado y puedes ver hasta un preview personalizado con tus datos…

Y yo, aquí, devanándome el seso sobre qué regalarle a mi niño para San Valentín… :-(

(1) También personalizan libros infantiles. Según el copyright del sitio están en internet desde el 99. ¿Te imaginas montar un negocio así hace casi diez años?

Novela romántica

Novela romántica: ¿saben los que hablan de romántica realmente de lo que hablan?

La verdad es que mi primera reacción al acabar de leer este artículo fue darle a la tecla «eliminar», es lo que suelo hacer con textos publicados que abordan un tema sin haberlo documentado suficientemente antes. Pero por otro lado, a medida que lo iba leyendo me surgían observaciones casi cada dos párrafos -o sea, demasiadas observaciones para un texto que no llega a las mil palabras- de modo que lo recuperé con la intención de dejar un comentario y…

Llegué a la conclusión de que posiblemente mi comentario sería casi tan largo como el propio artículo, y que además, aleluya, da la casualidad que tengo mi propio blog. Así que aquí van mis puntualizaciones a «Guindillas en la novela romántica»:

1) Chick lit: Según All About Romance, una de las webs norteamericanas más importantes que reúne a autores, críticos y lectores de romántica, El diario de Bridget Jones hizo más que poner de moda el chick lit: inició la subcategoría que al parecer no es específica del romance. También existe en la narrativa femenina. Dependiendo de la trama y del final de la historia, entra dentro de un género o del otro. Esto explicaría por qué algunas lectoras como yo la leímos sin pensar que era novela romántica.

2) La serie Sexo en Nueva York está basada en la columna «Sex and the City» que mantuvo la escritora Candance Bushnell en el periódico New York Observer en 1994, que a su vez, se recogen en el bestseller del mismo nombre.

3) La cuestión del sexo sin duda marca una nueva etapa pero no es de «ahora». Por poner un par de ejemplos que con toda seguridad no son los más representativos, «Solo suya» de Elizabeth Lowell contiene escenas explícitas y se publicó en USA en 1991. Como habrá quien pueda argumentar que en español no se publicó hasta el 2006 (que tampoco es «ahora»), «Magos, amantes y ladrones» de la laureada Nora Roberts, que también contiene escenas bastante explícitas, se publicó en USA en 1992 y aquí diez años más tarde, en 2002. Lo que sí es nuevo es el aumento indiscriminado y en muchas ocasiones, injustificado, de «temperatura» tanto en portadas como en contenido, que parece responder más a razones comerciales que a apetencias de las lectoras del género.

Hablando de sexo gráfico y novela romántica, me llamó la atención que en el artículo no se hiciera referencia al romance erótico, que en USA tampoco es de «ahora» (data de finales de los 90) y que en España ya tiene varios títulos publicados de autoras como Robin Schöne o Nicole Jordan. Ni lo mencionan aún cuando parece que sí consultaron a las editoriales que las publican.

4) En cuanto a lo de la heterosexualidad del romance, si este artículo se hubiera publicado el verano pasado… Pero se publicó hace dos días. Y dos meses y medio después de que se publicara en USA All Through The Night, la doceava entrega de la serie Troubleshooters de Suzanne Brockman relatando los prolegómenos de la boda de sus dos protagonistas hombres…(a la que me referí aquí y aquí) , tema que aunque sí es de «ahora» en novela romántica mainstream norteamericana, no lo es para la novela romántica gay, que contrariamente a lo que se piensa normalmente, no solamente la lee el público gay. Por citar un ejemplo que con toda seguridad tampoco es el más representativo, están las novelas impresas -se pueden comprar por Amazon- de romentics.com, que lleva online cerca de cinco años.

5) Mencionan tres «foros» de romántica -y se dejan fuera a Autoras en la sombra, error muy grave- pero ¿los han consultado? Me parece que no: uno de los principales reclamos de foros y webs especializadas en literatura romántica es precisamente el poco caso que las editoriales les hacen.

En fin… Por suerte para las lectoras y autoras del género algunas cosas están cambiando en la galaxia romántica, pero aunque se trate de «lectura de entretenimiento» tiene su historia y sus fuentes, y estaría bien que quien publica un artículo sobre el tema los consultara.

Preferentemente, antes de publicarlo.

2. Primer amor, Novela romántica

Novela romántica: Primer amor y navidad especial en Jera Romance

Ha llegado la Navidad por la web de corazoncitos color lila…

Si eres aficionada al género romántico te interesará saber que hasta el próximo martes, 25 de diciembre, por menos de € 10 (concretamente, por 9,75) puedes hacerte con Bombón y Primer amor, las dos primeras entregas de mi serie Sintonías, y además quedar como una duquesa con tu amiga favorita con este regalo que te ofrecen en Jera Romance.

Menos de diez euros, yo no me lo pensaría :-)

¡Eso sin mencionar el tachar un regalo de tu lista de «por comprar» sin moverte del sillón!

Bombón

Más información sobre Bombón, aquí.

pamor_cover_mini.jpg
Más información sobre Primer amor, aquí.

Novela romántica

Novela romántica y críticas que resumen mucho y aportan poco al lector.

Una de las cosas que más me costó al principio cuando me decidí a leer a otras escritoras de novela romántica fue la naturaleza de las críticas disponibles al lector. Es posible que alguien que lleva años leyéndolas, a fuerza de costumbre, no lo note, pero incluso en el caso de grandes autoras contemporáneas es difícil dar con críticas sobre un título que vayan más allá de contarte de qué trata con el añadido de «inolvidable» o «ni te molestes en comprarla». Muchas veces tengo la impresión de que están ahí por llenar huecos o si están en internet, para añadir enlaces afiliados o generar comentarios. La verdad es que, generalmente, me dicen poco más que el resumen de contraportada de la propia novela.

Tratándose de una categoría que se ocupa de temas que nos incumben tan de cerca como las relaciones sentimentales, incluyendo especialmente la sexualidad, con sus matices históricos, culturales, raciales y religiosos, me resulta increíble que quienes se dedican por hobby o profesión a escribir las críticas encuentren tan poco que comentar.

Por eso dar con esta de «Scandalous Lovers» de Robin Schone, fue toda una sorpresa no solo por los datos que aporta en relación a la novela y a su autora, sino por la conclusión que a modo de reflexión pone sobre la mesa una cuestión muy real: en una sociedad llena de referencias permanentes al sexo que sigue sin embargo sin hablar realmente, en profundidad, de él, la novela romántica como género es uno de los pocos espacios donde la sexualidad femenina no solo se acepta plenamente, sino que se disfruta y se promueve.

De más está decirte, que mi pedido de Amazon con la última de Robin, viene de camino…

Romance, mujeres y hombres

Sobre cómo somos las mujeres, según una mujer.

Recibí este mensaje hace mucho y como tantos otros con los que de alguna forma conecto, lo guardé. Es de una escritora argentina, Maitena, a quien las lectoras españolas seguro que recuerdan por sus colaboraciones con la revista dominical del periódico El País, hace unos años. En lo personal, la he leído bastante y aunque como mujer no siempre me identifico con lo que dice, con los últimos cuatro párrafos del texto suyo que transcribo a continuación, sí lo hago, plenamente.

Mujeres alteradas

Una mujer alterada no es una loca, suponiendo que a las mujeres también nos consideren personas…

Una mujer alterada es una persona que está cambiando…

Y creo que fue Borges quien dijo, que los únicos que nunca cambian, son los tontos y los muertos. Si bien es cierto, que una cosa es sufrir un cambio y otra muy distinta es hacérselo sufrir a otros, convengamos que uno cambia, cuando no soporta más lo que le pasa, por mucho que les pese a los que no puedan soportarlo.

Así, la que hasta ayer te esperaba despierta, te cambia la cerradura; la que te esperaba dormida, se compra portaligas; la que veía siete telenovelas, se anota en siete cursos; la que manejaba una empresa, se quiere ir a vivir a una carpa; la que cuidaba a la suegra como a una madre, la interna en un geriátrico; la flaca, se pone hecha una vaca y la gorda, baja veinte kilos. En el medio, te van tratando de insatisfecha, ciclotímica, inmadura, egoísta y por supuesto, del peor de los insultos….

feminista…

Pero no todo es negro: muchos de nuestros cambios son recibidos con gran alegría por aquellos que nos rodean, como nuestro nuevo marido o nuestro viejo analista…

Y no fue fácil para nosotras las mujeres, descubrir que teníamos derecho a cambiar…

Por largo tiempo pensamos, que lo mejor hubiera sido ser otra. Hoy, que sabemos que hasta la más superada, se come las uñas, estamos más contentas con nosotras mismas…

Cambiando lo que no nos gusta y no sólo los pañales o el rouge…

Y lo logramos…

En estos últimos años las mujeres cambiamos mucho. Antes, sólo estábamos obsesionadas por conseguir un marido…

Ahora además, estamos estresadas por exigirnos logros profesionales, trastornadas por la culpa que nos provoca la maternidad y desesperadas por combatir la celulitis…!!!

ES BUUUENO SER MUJERRRRR porque…
Nos bajamos primero del Titanic…
Podemos asustar a nuestros jefes hombres, con excusas de misteriosos desordenes ginecológicos…
Los taxis se detienen por nosotras…
Tenemos la habilidad de vestirnos nosotras mismas y comprar nuestra propia ropa…
Podemos hablarle a la gente del sexo opuesto, sin tener que imaginárnoslos desnudos…
Hay veces, en las que el chocolate, realmente puede resolver nuestros problemas…
Nunca nos arrepentiremos, de habernos perforado las orejas…
Podemos deducir como es alguien, con tan solo mirarle los zapatos…
Podemos hacer comentarios, sobre cuán tontos son los hombres en su presencia, porque no están escuchando, de todas maneras.

Mujeres:

Ellas sonríen, cuando quieren gritar. Cantan, cuando quieren llorar. Lloran, cuando están felices y ríen, cuando están nerviosas. Luchan por lo que quieren. No toman un «no» por respuesta, cuando creen que hay una mejor solución. Andan sin zapatos nuevos, para que sus hijos puedan tener los suyos. Van al médico, con una amiga asustada. Aman incondicionalmente. Lloran, cuando sus niños sobresalen y animan a sus amigos, a que lo hagan. Se les rompe el corazón, cuando muere un amigo. Sufren, con la pérdida de un miembro de la familia, aun son fuertes, cuando creen haber perdido la fuerza. Saben que un beso y un abrazo, pueden curar un corazón herido.

Las mujeres vienen de todos los tamaños, colores y formas…

Ellas manejan, vuelan, caminan, corren o escriben por correo electrónico, para demostrarte cuánto les importas… El corazón de una mujer, es lo que hace al mundo girar!…

Las mujeres hacen más que solo dar a luz: traen alegría y esperanza…
Ellas dan compasión e ideales…

Dan apoyo moral a sus familiares y amigos. Reenvíalo a tus mujeres amigas (y a tus amigos hombres) para recordarles cuán increíbles son…

Alterada…..? Sí!! Y a mucha honra !!!

© Maitena. Sigue leyendo «Sobre cómo somos las mujeres, según una mujer.»

Romance, mujeres y hombres

Lo que los hombres dicen sobre…

Las mujeres y sus héroes de novela romántica.
Algunas reflexiones sobre lo que ellos piensan que nosotras buscamos en un hombre.

Lo que las mujeres queremos realmente es:

1. Reproducirnos con el mejor especímen macho que podamos conseguir.
2. Asegurarnos que cubrirá todas nuestras necesidades.
3. Sentirnos protegidas por él.
4. Que nos haga sentirnos especial como en las novelas románticas.
5. Creer que solo nos mira a nosotras.
6. Y que no se va a ir a la cama con nuestra hermana.
7. Que no tenga olores corporales (o sea, que no huela a tigre).

De: Thisisby.us. The Romance Novel Guys.

La conclusión a la que llegó el autor después de «leer muchas novelas románticas y usar su pisicología» es que los hombres reales ni son tan galantes, ni tan buenos amantes, ni tan sensibles como los héroes de las novelas románticas que tanto nos gustan leer. Y que esa es la razón (¿lo utópicas que somos?) por la que ellos -los reales- no cumplen con nuestras expectativas y nosotras nos sentimos decepcionadas cuando acabada la faena «se dan la vuelta en la cama y se quedan dormidos».

Toma castañas. Esto es una conclusión y lo demás son tonterías.

En fin chicas, no se… Menos mal que todavía nos quedan las novelas románticas ¿no?