Novela romántica

Novela romántica erótica y la última de Robin Schone

Hace poco se publicó en castellano Amantes de escándalo, la última de Robin Schone y está obteniendo críticas excelentes por parte de webs especializadas en el género romántico.

Me resultó curioso porque cuando la leí en versión original hace varios meses, aunque me gustó no superó mis expectativas. Como escribí en su momento en este post, me pareció que las escenas de sexo explícito quitaban protagonismo a una gran historia.

A falta de leer los demás títulos de esta autora, El tutor, la primera novela publicada en castellano de Schone, me pareció excepcional. Era mi primer intento en este subgénero de romántica y tenía dudas sobre si mi elección de lectura veraniega -me la llevé a la playa- iba a resultar placentera, o puro suplicio.

Pero las críticas de Autoras en la sombra le dan 5 estrellas de oro (su máxima calificación) a Amantes de escándalo y a El tutor, la califican con 4,5 estrellas. En otras webs especializadas en castellano el resultado es por el estilo.

Está claro que ni la temática ni el estilo de Schone es para todo el mundo, y ya comenté en alguna otra entrada que después de varios fiascos, salvo casos excepcionales, no compro una novela porque su crítica sea buena. Pero la verdad, el tema me picó lo suficiente como para echar un vistazo a ver qué tipo de críticas habían recibido, comparativamente, estas dos novelas en Estados Unidos.

Romantic Times las califica igual, con 4,5 estrellas normales (muy buenas). Pero All About Romance, una web que sigo asiduamente desde hace unos tres años y con cuyas críticas suelo coincidir, puntúa mejor a El Tutor (con A-) que a Amantes de escándalo (B-). Fue precisamente leyendo la crítica que hicieron a la primera que descubrí lo que, en mi opinión no encontré en la última de Robin Schone: me senté dispuesta a que me dieran las uvas, incapaz de soltar la novela como me ocurrió con El tutor, y una semana después seguía luchando por acabarla.

Lo cual no afecta en nada la opinión que tengo de Schone como escritora, y menos aún mi intención de leer todas sus novelas, empezando por Awaken My Love -su primera novela publicada, si mal no recuerdo- que viene de camino por Amazon.

Novela romántica

Novela romántica erótica: cuando lo demasiado explícito quita protagonismo a una gran historia.

Esperé mi pedido de Amazon con interés, sabiendo que iba a disfrutar de una buena historia de la pluma de una escritora que me gusta especialmente, y cuando al fin lo recibí, me puse a leerla enseguida.

No me defraudó: “Scandalous Lovers”, la última de Robin Schöne, es más que una buena historia, es una gran historia.

La crítica de Meredith a esta novela, a la que me referí aquí , resultó ser acertada además de inusual en el género. A mí también me pareció una novela que trata de más que erotismo, incluso más que de romance. Habla fundamentalmente de libertad: detrás del aparente esnobismo de un club de hombres y mujeres que se reúnen para hablar de sexo en una época en que la sola mención de la palabra “condón” era suficiente para enviar a una persona a prisión, cada capítulo es un cuadro a través del cual pude llegar a imaginar con bastante realismo la insatisfacción y la tremenda soledad de sus protagonistas principales, dos seres tan realizados desde el punto de vista social, como infelices en su fuero más íntimo.

También estoy de acuerdo con la normalidad de los personajes que pinta Robin: dos viudos que han doblado los cuarenta hace años tendrían poco glamour para una historia contemporánea; traslados a la época victoriana, serían poco menos que invisibles. Pero como me ha ocurrido con otra novela suya, por el capítulo cinco ya me parecían… magníficos.

Su estilo volvió a impactarme. Es directa, poco dada a dejar que sus personajes muestren afecto con palabras, lo que hace que a veces la lectura resulte algo… árida y sus finales son abruptos, atípicos, hasta cierto punto incompletos, pero me gusta. Muchísimo.

Por eso me dio pena que la abundancia y crudeza de sus escenas eróticas me obligara a interrumpir la lectura una y otra vez: me tomó más de una semana llegar al último capítulo.

Y la razón es simple:

Esta vez, las escenas demasiado explícitas definitivamente quitan protagonismo a una gran historia.