Sobre el poder de las imágenes, las fusiones editoriales y los colosos virtuales.

Hoy me desperté reflexiva, y echando un ojo al trillón de entradas pendientes de leer de mi lector de noticias, me encontré con este artículo que publicaron en la sección Cultural de la web de El País a principios de julio, titulado “Nuevo mapa en el mundo literario”. Desde hace varios meses se vienen observando movimientos llamativos en el mundo editorial internacional: Harper Collins se queda con Harlequin, Radom House adquiere Penguin, y ahora Penguin Radom House finaliza la compra del Grupo Santillana. Esta impactante imagen acompañaba al artículo:

 

penguinrandom_libranda

 

Me vienen a la mente tres reflexiones:
1) ¿El siguiente será el Grupo Planeta?
2) Fíjate la que han organizado los tres grandes del ciberespacio: Amazon, Google y Apple y el desarrollo del mercado ebook.
3) ¡Qué bien que soy autora independiente!

Me apasiona la auto-edición. Si me sigues, lo sabes. Pero viendo esto, no puedo evitar pensar que si hace cuatro años no hubiera tomado la decisión de apearme del tren (léase, “labrar mi carrera publicando por la vía convencional”), hoy me estaría tirando de los pelos.

Literalmente.

 

 

 

La novela romántica a estudio

¿Creías que nos íbamos a librar? Craso error, querida. De alguna manera había que explicar el éxito comercial inapelable del género romántico, ¿y por qué no echar mano de la psicología evolucionista para intentarlo? Después de todo, las mujeres somos ejemplares de una especie, y como tales, nuestros hábitos son “estudiables”.

¿Que de qué va todo esto? Te cuento.

Dos investigadores canadienses, Maryanne Fisher (St Mary’s University, Nova Scotia) y Anthony Cox (Centre for Psychology and Computing, Dartmouth) decidieron comprobar si la inclusión de determinadas palabras en los títulos de las novelas románticas confirmaban, de alguna manera, los principios de la psicología evolucionista. Esto es, que detrás del éxito de determinadas palabras de uso frecuente en la narrativa romántica, se esconde nada más y nada menos que nuestros queridos impulsos hacia el apareamiento, a los que ya me referí en ésta entrada.

Así las cosas, y partiendo de que estos impulsos hacia el apareamiento y la reproducción, desarrollados a lo largo de miles de años, implican que las mujeres buscan hombres fuertes además de fértiles con recursos, buena salud, buena presencia, y capaces de asumir compromisos duraderos, tomaron un total de 15.019 novelas publicadas por Harlequin y analizaron sus títulos. Supusieron que palabras como bebé, padre y paternidad; riqueza, magnate y millonario; boda, compromiso y novia, o guapo, atractivo y atlético, se llevarían la palma. Y acertaron… Parcialmente.

¿Imaginas cuál fue la palabra que aparecía más veces entre los 15.019 títulos? Exacto: amor. (¡Qué casualidad!)

Siguientes en el ranking fueron: novia, bebé, hombre y matrimonio. Otras que también aparecían con frecuencia eran cowboy, noche y enfermera. Y en cuanto a  las profesiones más comunes en las novelas románticas: doctor ganaba por goleada, seguida de cowboy.

Según los investigadores, las veinte palabras más utilizadas sugieren que el compromiso a largo plazo y la reproducción son importantes para las lectoras, y que aunque no encontraron palabras relacionadas con recursos económicos o atractivo físico, sí hallaron las palabras doctor y cowboy, y otras relacionadas con altos ingresos o con ocupaciones que requieren buena forma física.

La conclusión de este estudio, que los autores publicaron en el Journal of Social, Evolutionary and Cultural Psychology, fue que los títulos de las novelas que publica Harlequin son “coherentes con las estrategias femeninas de búsqueda de pareja, lo cual explicaría su éxito internacional continuado”.

Sospecho que ésto no ha sido ningún descubrimiento para los ejecutivos de la multinacional canadiense.

Alfredo Álamo, que también recoge la noticia en éste artículo de Lecturalia, se pregunta cómo encajan en la conclusión a la que llegaron los investigadores, los vampiros, hombres lobos y highlanders que viajan en el tiempo, que arrasan desde hace unos años. Bueno, para “las criaturas de la noche” la respuesta me parece evidente: el amor, nuevamente. El más idealizado de todos, el amor eterno.

En cuanto a los “highlanders que viajan en el tiempo”, no tengo la menor idea… Habrá que preguntárselo al experto en la materia, el blogger de LiteraturaTorcida 1, ¿no te parece? :-)

1 Si no has tenido ocasión de leer su post humorístico sobre la sinopsis de la novela romántica Amar a Morgan, de Janet Chapman, por favor, hazlo. Vas a llorar de risa.

Fuente: The Guardian.

Novela romántica: ahora también por email y rss.

Daylit, líder en publicación de libros por entregas en formato digital está incluyendo en su extenso catálogo, novelas románticas de la popular serie Harlequin Presents, que ofrece historias con “hombres sofisticados y mujeres cautivadoras desarroladas en escenarios glamorosos internacionales”.

¿Qué es ésto de los libros por entregas en formato digital? Otra de las maravillas que internet hace posible. Daylit lo llama pay-per-read (como el pay per view, pero aplicado a un libro) y en vez de descargar el libro completo, lo recibes por capítulos con la frecuencia y el formato que más te convenga. Puedes recibirlo por email o como rss (y verlo en tu lector de noticias, igual que lees las entradas de mi blog), lo que significa que ya tienes lectura rápida para el autobús o el atasco de tráfico de turno: sacas tu móvil o tu PDA y voilà… La frecuencia es prácticamente la que quieras: ¡puedes establecer hasta la hora en que deseas recibirlos!

Daylit ofrece varios capítulos gratuitos de todo su catálogo y si te interesa continuar leyendo, entonces pagas. Pero además, no todos los contenidos son de pago y lo mejor: de tanto en tanto hacen ofertas interesantes. Atenta a esta, especialmente si eres adicta a Harlequin:

Hasta el 31 de agosto están ofreciendo gratuitamente “Spanish Billionaire, Innocent Wife” de Kate Walker, una Harlequin Presents que acaba de publicarse y está a la venta en e-harlequin.com.

En su sección romántica encontrarás novelas de Candance Camp, Carly Philips, Lindsay McKenna, Susan Mallery y un largo etcétera para elegir. Y por supuesto, varios títulos de Jane Austen y Emily Brontë, éstas últimas gratuitas. Lecturas románticas a la carta para esos diez minutitos mientras te tomas el café.

En una palabra: ideal.