La novela romántica a estudio

¿Creías que nos íbamos a librar? Craso error, querida. De alguna manera había que explicar el éxito comercial inapelable del género romántico, ¿y por qué no echar mano de la psicología evolucionista para intentarlo? Después de todo, las mujeres somos ejemplares de una especie, y como tales, nuestros hábitos son “estudiables”.

¿Que de qué va todo esto? Te cuento.

Dos investigadores canadienses, Maryanne Fisher (St Mary’s University, Nova Scotia) y Anthony Cox (Centre for Psychology and Computing, Dartmouth) decidieron comprobar si la inclusión de determinadas palabras en los títulos de las novelas románticas confirmaban, de alguna manera, los principios de la psicología evolucionista. Esto es, que detrás del éxito de determinadas palabras de uso frecuente en la narrativa romántica, se esconde nada más y nada menos que nuestros queridos impulsos hacia el apareamiento, a los que ya me referí en ésta entrada.

Así las cosas, y partiendo de que estos impulsos hacia el apareamiento y la reproducción, desarrollados a lo largo de miles de años, implican que las mujeres buscan hombres fuertes además de fértiles con recursos, buena salud, buena presencia, y capaces de asumir compromisos duraderos, tomaron un total de 15.019 novelas publicadas por Harlequin y analizaron sus títulos. Supusieron que palabras como bebé, padre y paternidad; riqueza, magnate y millonario; boda, compromiso y novia, o guapo, atractivo y atlético, se llevarían la palma. Y acertaron… Parcialmente.

¿Imaginas cuál fue la palabra que aparecía más veces entre los 15.019 títulos? Exacto: amor. (¡Qué casualidad!)

Siguientes en el ranking fueron: novia, bebé, hombre y matrimonio. Otras que también aparecían con frecuencia eran cowboy, noche y enfermera. Y en cuanto a  las profesiones más comunes en las novelas románticas: doctor ganaba por goleada, seguida de cowboy.

Según los investigadores, las veinte palabras más utilizadas sugieren que el compromiso a largo plazo y la reproducción son importantes para las lectoras, y que aunque no encontraron palabras relacionadas con recursos económicos o atractivo físico, sí hallaron las palabras doctor y cowboy, y otras relacionadas con altos ingresos o con ocupaciones que requieren buena forma física.

La conclusión de este estudio, que los autores publicaron en el Journal of Social, Evolutionary and Cultural Psychology, fue que los títulos de las novelas que publica Harlequin son “coherentes con las estrategias femeninas de búsqueda de pareja, lo cual explicaría su éxito internacional continuado”.

Sospecho que ésto no ha sido ningún descubrimiento para los ejecutivos de la multinacional canadiense.

Alfredo Álamo, que también recoge la noticia en éste artículo de Lecturalia, se pregunta cómo encajan en la conclusión a la que llegaron los investigadores, los vampiros, hombres lobos y highlanders que viajan en el tiempo, que arrasan desde hace unos años. Bueno, para “las criaturas de la noche” la respuesta me parece evidente: el amor, nuevamente. El más idealizado de todos, el amor eterno.

En cuanto a los “highlanders que viajan en el tiempo”, no tengo la menor idea… Habrá que preguntárselo al experto en la materia, el blogger de LiteraturaTorcida 1, ¿no te parece? :-)

1 Si no has tenido ocasión de leer su post humorístico sobre la sinopsis de la novela romántica Amar a Morgan, de Janet Chapman, por favor, hazlo. Vas a llorar de risa.

Fuente: The Guardian.

Anuncios

4 pensamientos en “La novela romántica a estudio

  1. Un artículo de lo más ilustrativo, en el que se demuestra que en el amor dos más dos, hay veces que no son cuatro. (Gracias a Dios) Solo nos faltaría que fuera todo previsible. (Aunque algunas palabras lo sean)

    • ¡Menchu, qué sorpresa más agradable volver a verte por aquí!
      Exactamente, sólo nos faltaría que todo fuera previsible… especialmente, en relación con nosotras…
      ¿Acaso no nos tienen por “las reinas de lo imprevisible”? Pues, eso :-)
      Gracias por dejarme unas palabras, y por tu nueva visita.

  2. Quieran o no reconcerlo, el amor es uno de los motores que mueve el mundo.
    ¿Has visto una pelicula en la que no haya una historia de amor? poquísimas….
    ¿Una serie?… a veces gustan más por las historias de las relaciones que por la serie en sí. (Vease por ejemplo, Anatomía de Grey). Todo el mundo pendiente de si el doctor Shepherd sigue o no con Grey…
    y un largo etc, etc, etc…

    Y como dice Menchu sólo nos faltaba que fuera todo previsible..
    Cuando leí aquello de Morgan, mucho me hizo reír. De vez en cuando vuelvo a leerlo..jajajja

    • Tienes razón, Helena… Aunque el ejemplo, no sé yo… ¿tú crees que todo el mundo está pendiente de si el doctorcito sigue con Grey o no? A mí me parece que de lo que están pendientes es de él (y mira a quién se lo voy a decir, ¿eh?) :-)
      Gracias por tu nueva visita, niña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s