Fantasías femeninas, dominación y novela romántica.

“Casi toda novela romántica incluye al menos una escena en la que la mujer es tomada por la fuerza o dominada de manera agresiva. Algunas de las novelas más eróticas incluyen dominación extrema, y en algunos casos, quienes dominan son ellas”.

Si te digo la verdad, no recuerdo cómo llegué al artículo donde aparece el párrafo que abre esta entrada, pero supongo que habrá sido como siempre: un clic “inspirado” que me lleva a otro clic, y éste a otro, y así hasta que al final el tema toma forma ante mis ojos, y acabo escribiendo sobre él.

Y aunque el título del artículo de marras es “Pon un poco de dominación para darle sabor a tu matrimonio”, quédate tranquila, el tema de mi entrada de hoy, no va de esposas ni látigos, sino de nosotras, las mujeres, y la novela romántica.

Sí, porque aunque a primera vista resulte extraño asociar las palabras “dominación” con “romance”, parece que lo están. Cada día más.

Que las novelas románticas se han vuelto mucho más sexy en los últimos años, no es ninguna novedad, pero un “género que tradicionalmente presentaba pasión en un contexto de amor entre un hombre y una mujer y rara vez era explícito, se ha expandido hasta incluir bondage1, fetichismo sexual, sexo con múltiples compañeros y escenas explícitas entre personas del mismo sexo”, dice Brian Alexander en este otro artículo al que también llegué tras una sucesión “afortunada” de clics. Y cita un ejemplo concreto y reciente: “Bound by Honor” la última novela publicada de Colleen Gleason bajo el seudónimo de Colette Gale, del que encontrarás más información en esta ficha de Autoras en la Sombra. La propia autora define así su novela: “le digo a la gente que si fuera una película sería una tres equis”.

Y es que si la romántica sigue vendiendo fenomenalmente bien, la erótica (romántica y no romántica) ha visto crecer sus cifras de ventas en un 56% en los últimos tres años, continúa Alexander. Lo que me lleva a la inevitable pregunta: ¿qué es lo que ha cambiado en las mujeres, que constituyen el público mayoritario en ambos géneros, que justifique este giro drástico en nuestras preferencias? Porque no nos engañemos, una cosa es hablar de erotismo, y otra muy diferente, es hablar de bondage. Especialmente, si lo pensamos en el contexto del romance, que es el que corresponde a la novela romántica.

Bueno, quizás lo que viene a continuación arroje un poco de luz en este asunto. Según el portal Askmen.com, el más famoso y más visitado reducto dedicado a temas masculinos en la web, éstas son las diez fantasías sexuales femeninas por excelencia:

1. Bailarina (¿te acuerdas de la canción “Private dancer”, de Tina Turner? Pues, eso)
2. Exhibicionismo
3. Violación (????)
4. Voyeurismo
5. Trío con dos hombres
6. Trío con otra mujer
7. Sexo con un extraño
8. Maestra/alumno
9. Él la domina a ella
10. Ella lo domina a él

Mientras lo leía, pensaba “bah, esta sí que es la típica fantasía masculina”, pero luego reparé en quien firma el artículo.

Es una mujer.

(1)Bondage: Wikipedia ofrece una explicación amplia sobre el término, pero contiene imágenes (fotografías) que podrían herir tu sensibilidad. Éste es el enlace.