Mi reto 2018. Semana 7: mis estadísticas.

En los dominios de la autora romántica Patricia Sutherland, enero de 2018 comenzó con un reto y estos son los resultados obtenidos la Semana Nº 7.

daa6ed192d1a7aca4b534923582292d7

Mi reto 2018, según Mr. Wonderful :)

Semana 7/2018 – Mis estadísticas.

Cuota diaria al empezar el reto: 2.000 palabras / Frecuencia: 6 días a la semana.

SEM Nº TIPO LU MA MI JU VI SA TOTAL
7/18
Palabras
2.937 3.025 3.507 3.786 3.612 3.902 20.769
Minutos
45 55 60 60 60 70 6h 13m

Mis comentarios:

Todavía estoy adaptándome a mis nuevas gafas y preparando guiones como loca para que no me vuelva a pillar el toro, pero, a pesar de no haber sido mi mejor semana (demasiados cambios de rutina, para mi gusto), estoy conforme con cómo han ido las cosas.

Hoy no me extenderé; estos días he batido mi propio récord en número de horas trabajadas y tengo muchísimas ganas de desconectar. ¿Mi plan? ¡Echarme en el sofá a disfrutar de un buen libro escrito por otro! ;)

¡Sigue en antena que el próximo domingo vuelvo con más resultados!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


Mi reto 2018. Semana 6: mis estadísticas.

En los dominios de la autora romántica Patricia Sutherland, enero de 2018 comenzó con un reto y estos son los resultados obtenidos la Semana Nº 6.

daa6ed192d1a7aca4b534923582292d7

Mi reto 2018, según Mr. Wonderful :)

Semana 6/2018 – Mis estadísticas.

Cuota diaria al empezar el reto: 2.000 palabras / Frecuencia: 6 días a la semana.

SEM Nº TIPO LU MA MI JU VI SA TOTAL
6/18
Palabras
3.118 2.665 3.707 3.385 12.875
Minutos
60 54 60 64 5h 3m

Mis comentarios:

Mi primera sensación al ver la progresión de esta semana (y constatarla a través de las sumas) fue decepción. Tanto es así que cerré el portátil, me fui a hacer marcha para despejarme, y no volví a conectarme hasta hoy. Normalmente, preparar el post semanal de mi reto y programarlo para que se publique al día siguiente es lo último que hago los sábados.

¿Qué cómo estoy ahora, casi veinticuatro horas después? Igual. No me gusta cuando las cosas no salen como quiero, especialmente aquellas que dependen de mí.

Una de las primeras cosas de las que me di cuenta al comenzar este reto era que al avanzar con tanta rapidez, sería necesario tener guiones de los nuevos capítulos (o de nuevas historias) bien desarrollados en la recámara, o llegaría el momento en el que no tendría sobre qué escribir. Apuntar a alcanzar las 5.000 palabras por día (que es en lo que consiste este reto) requiere conocer perfectamente de antemano la escena/capítulo que me propongo escribir. De hecho, lo comenté en la edición de enero de mi boletín Románticas, diciéndole a mis suscriptoras que aprovecharan para sugerirme las historias/momentos  que se habían quedado con ganas de leer de mis series, que quizás tuvieran suerte y las escribiera para poder seguir alimentando mi reto. Y a pesar de esto, me ha pillado el toro: empecé el lunes teniendo que preparar el guión sobre el que escribir ese día, y al siguiente, otro tanto, y así hasta que, por cuestiones de tiempo, fue imposible continuar.

La segunda cosa de la que me di cuenta con este reto es que la corrección del manuscrito es engorrosa. Avanzar con rapidez en la historia que narro no es gratuito. Hay más errores, más repeticiones, más detalles que pulir. Es una desventaja que acepto más que dispuesta porque compensa sin ningún género de dudas y porque la solución es simple: programar más tiempo para la edición. Pero, a pesar de saberlo, otra vez, me ha pillado el toro.

Y esta vez viene con anécdota incluida. Tengo gafas nuevas y estoy en período de adaptación, así que se me ocurrió la peregrina idea de corregir el primer borrador en papel para dejar descansar mis ojos de tanta pantalla. Nunca corrijo sobre papel (1). ¿La razón?  Cuando llega el momento de volcar las correcciones al archivo me cuesta mucho mantener la concentración. Me irrita trabajar con una página cargada de tachones y flechas, me pierdo constantemente, y tengo la sensación de que demoro horas en dejar  listo un capítulo. Pero como nunca lo hago, ya no me acordaba. (¡Ay, Patricia y su cabecita loca!). Conclusión: a mitad de camino, lo dejé por imposible y continué corrigiendo como si fuera la primera vez que lo leía, directamente en la pantalla. Con lo que, además de hacer el trabajo dos veces, entregué el manuscrito a mis lectoras beta con retraso. ¡Bravo!

Conclusión…

Hoy no hay foto graciosa. Podría fingir, pero no creo que sea malo permitirse sentir desilusión o cualquiera de las emociones que comúnmente se consideran “negativas”. En mi opinión, son grandes catalizadores. Lo importante, en todo caso, es qué haré mañana, con desilusión o sin ella. ¿Lo adivinas? Exacto: sentarme al teclado y volver a enfrentarme a mi reto.

¡Sigue en antena que el próximo domingo vuelvo con más resultados!

(1) Los dos primeros borradores de un manuscrito los corrijo directamente en la pantalla. Solo el último, que utilizo para hacer el registro de propiedad intelectual, lo repaso en papel. Para entonces, las correcciones son mínimas, principalmente, erratas que se han colado.

¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


Mi reto 2018. Semana 5: mis estadísticas.

En los dominios de la autora romántica Patricia Sutherland, enero de 2018 comenzó con un reto y estos son los resultados obtenidos la Semana Nº 5.

daa6ed192d1a7aca4b534923582292d7

Mi reto 2018, según Mr. Wonderful :)

Semana 5/2018 – Mis estadísticas.

Cuota diaria al empezar el reto: 2.000 palabras / Frecuencia: 6 días a la semana.

SEM Nº TIPO LU MA MI JU VI SA TOTAL
5/18
Palabras
3.501 3.396 3.185 3.431 2.986 3.816 20.315
Minutos
60 54 60 60 60 75 6h 15m

Mis comentarios:

¡Cuatro semanas consecutivas de reto y una (importante) tendencia ascendente que se sostiene en el tiempo! ¡Genial! 🎉🎉🎉

Alegrías al margen, hay dos sensaciones muy claras que quiero compartir. La primera es que ya no hay tensión (física y mental) en el proceso como sucedía al principio. No te digo que voy ligera como una pluma, porque toda labor creativa implica cierto nivel de tensión, pero ahora es mínimo. La segunda es lo poderosa y confiada que me siento: tengo un objetivo y sé que lo voy a cumplir porque ya lo he hecho. Mi mente ha registrado eso como una realidad y ahora me enfrento a la tarea con un talante muy diferente del que tenía cuando empecé. ¡Te la recomiendo, es una sensación que todos deberíamos poder experimentar aunque sea una vez en la vida!

Y para ponerle la guida al pastel, al acabar mi reto de ayer tenía otra razón para celebrar: haber puesto la palabra “fin” al proyecto en el que estaba trabajando. ¡Yupiiiii!

Conclusión…

¡Estoy feliz, animadísima y muy, muy fuerte! 

CN0105-009_2_f415d03b_592dfa3f349100.33226682

“Wonder Patricia” ;)

 

¡Sigue en antena que el próximo domingo vuelvo con más resultados!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


Mi reto 2018. Semana 4: mis estadísticas.

En los dominios de la autora romántica Patricia Sutherland, enero de 2018 comenzó con un reto y estos son los resultados obtenidos la Semana Nº 4.

daa6ed192d1a7aca4b534923582292d7

Mi reto 2018, según Mr. Wonderful :)

Semana 4/2018 – Mis estadísticas.

Cuota diaria al empezar el reto: 2.000 palabras / Frecuencia: 6 días a la semana.

SEM Nº TIPO LU MA MI JU VI SA TOTAL
4/18
Palabras
3.683 0 3.778 3.793 3.741 2.764 17.759
Minutos

Mis comentarios:

Ay, Patricia, vaya semanita… Me tocó escribir donde podía cuando podía, así que no fue posible medir el tiempo empleado y para ponerle la guinda al pastel, el martes no paré quieta hasta que me desmayé en la cama por la noche sin haber escrito ni una triste palabra de ficción (que es la única clase de palabras que cuentan para este reto).

Me dio pena, claro, pero está dentro de lo posible que, por mejor que planifiques, algún día te salga rana. En cualquier caso, continúo muy por encima de mi media diaria y eso me maravilla. Me alucina lo que somos capaces de conseguir los seres humanos cuando nos centramos en un objetivo y trabajamos con constancia y determinación.

¡Sigo feliz y animadísima! 

Mujer-feliz-con-globos-de-colores

Patricia intentando un viaje en “globos” :)

 

Ha sido una semana “complicada”, sobrada de trabajo y falta de descanso, así que en esta ocasión no me extenderé. En cuanto acabe de escribir este post y haga clic en el botón “publicar”, pienso repantigarme en mi sofá a leer, leer y leer.

¡El próximo domingo vuelvo con más resultados!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


Mi reto 2018. Semana 3: mis estadísticas.

En los dominios de la autora romántica Patricia Sutherland, enero de 2018 comenzó con un reto y estos son los resultados obtenidos la Semana Nº 3.

daa6ed192d1a7aca4b534923582292d7

Mi reto 2018, según Mr. Wonderful :)

Semana 3/2018 – Mis estadísticas.

Cuota diaria al empezar el reto: 2.000 palabras / Frecuencia: 6 días a la semana.

SEM Nº TIPO LU MA MI JU VI SA TOTAL
3/18
Palabras
3.957 3.557 4.155 3.609 3.845 2.208 21.331
Minutos
74 75 80 67 70 60 7h 10m

Mis comentarios:

Si no fuera porque ayer reduje la marcha, hoy podría preguntarme dónde ha quedado mi querida cuota de dos mil palabras al día que tanto se hizo rogar hasta alcanzarla de forma regular. Y es que la regularidad es la clave. Siempre hay picos de rendimiento, lo realmente arduo es conseguir mantener la tendencia ascendente, y hacerlo con suficiente regularidad para que la mente registre el dato y suba el listón. Los resultados de esta semana me gustan mucho más que los de la semana 2 porque confirman dicha tendencia ascendente. Eso quiere decir que mi cabecita loca está estirando sus músculos a conciencia y convirtiendo en hábito un rendimiento más alto. ¡Genial!

¡Sigo feliz y animadísima! 

Mujer-feliz-con-globos-de-colores

Patricia intentando un viaje en “globos” :)

Me sucedió una cosa curiosa esta semana. Dado que paso muy poco tiempo en Facebook, sigo contadas páginas. Entre ellas, está la de la autora de romance paranormal Felicity Heaton. Me gusta su estilo, aunque confieso que solo he leído relatos porque el subgénero que escribe no me resulta lo bastante atractivo como para lanzarme a la piscina con una de sus novelas extensas.  A principios de semana, cuando yo todavía estaba dándome palmadas en el hombro por mi rendimiento de la semana anterior, veo una publicación suya en mi timeline en la que leo:

ESHER DAILY WORD COUNT: 10286
Bringing the total to: 62000

(Por si el inglés no es lo tuyo, Felicity informa que la cuota de palabras escritas ese día dentro de un proyecto que ella llama “Esher” alcanzó las 10.286, lo que totaliza 62.000 palabras escritas ya en ese proyecto).

¿Qué tal? ¡10.286 palabras! Ni página en blanco ni musas en huelga ni excusas de ninguna clase; escribir, escribir y nada más que escribir. Me encantó ver su post, ¿y sabes por qué? Porque consiguió motivarme y hacerme poner mi alegría por los resultados de la semana en su justo contexto: si mis tres mil y poco me hacen sentir en la séptima nube, ¿cómo me sentiré el día que alcance esas cifras diarias que ahora me parecen increíbles? No lo sé, ¡pero QUIERO averiguarlo! ¿Adivinas cuál será mi próximo reto? 🎉🎉🎉

Pero todavía estamos con el actual y como he vuelto a sobrepasar mis expectativas, me corresponde otro premio. En este caso será una aplicación que descubrí hace unos días. La anunciaban con una publicidad que muestra un vídeo de quince segundos en el que se ve (y se oye) llover sobre la rama de un árbol. Un texto te invita a darle al “play”. Dice: “Do nothing for 15 seconds” (No hagas nada durante 15 segundos). De más está decir que dedique los siguientes quince segundos a hacer “nada” -me chiflan esas propuestas porque sé de qué van-  ¡y me enamoré perdidamente de la aplicación! ;)

Se llama Calm y ofrece una serie de herramientas de Mindfulness (he hablado de esta práctica aquí y continúo con ella, diariamente) dirigidas a mejorar la calidad de vida a través de la meditación. Tiene de todo lo que puedas imaginarte: música (para relajarse, para dormir, para concentrarse, etc), imágenes en movimiento acompañadas de sonidos de la naturaleza, meditaciones guiadas de extensiones varias… ¡y hasta narraciones!

IMG_20180120_172426_460

Mi Ipad Mini: la imagen tiene movimiento y sonido. Es una pasada.

Lo que me atrae tanto de esta aplicación es que al llevarla en el móvil o en la tableta, puedo acceder a unos minutitos de relax donde se tercie. ¿Que el metro va hasta arriba y empiezo a agobiarme? Conecto los auriculares, hago clic y listo; estoy en Bora Bora escuchando el sonido de las olas rompiendo contra la orilla. ¿Que la señora del asiento de al lado está poniendo verde a su marido por el móvil y me tiene frita? ¡Dentro sesión de meditación guiada con musiquita de fondo, y arreando que es gerundio!

Por el momento, he descargado la versión gratuita (que está muy bien, pero tiene recursos limitados). El trato (conmigo misma) es que si mantengo los rendimientos de esta semana a lo largo de otras tres, me regalaré la suscripción anual. ¡Yupiiiiiii!  De lo contrario, seguiré mirando con deseo todas las herramientas que ahora están cerradas con un candado virtual hasta que mejore mi rendimiento ;)

¡Sigue en antena que el próximo domingo vuelvo con más resultados!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


 

Mi reto 2018. Semana 2: mis estadísticas.

En los dominios de la autora romántica Patricia Sutherland, enero de 2018 comenzó con un reto y estos son los resultados obtenidos esta semana.

daa6ed192d1a7aca4b534923582292d7

Mi reto 2018, según Mr. Wonderful :)

Semana 2/2018 – Mis estadísticas.

Cuota diaria al empezar el reto: 2.000 palabras / Frecuencia: 6 días a la semana.

SEM Nº TIPO LU MA MI JU VI SA TOTAL
2/18
Palabras
2.388 2.708 3.009 2.932 3.239 3.136 17.412
Minutos
60 60 60 60 60 70 6h 10m

Mis comentarios:

No esperaba ni por asomo superar las 2.000 palabras, ya no hablar de haber superado las 3.000 tres veces en seis días. Los primeros días de enero siempre son muy ajetreados para mí. De hecho, me preocupaba tanto el nivel de ocupación, que me he estado levantando tempranísimo para dejar el reto cumplido antes de empezar con lo demás.

¡Estoy feliz y animadísima! Seguro que te lo imaginas :)

shutterstock_11187940

¡Patricia “Poppins” con una sombrilla multicolor!

Cuando sumé totales y obtuve las medias, lo celebré a mis anchas. ¡Te habría encantado verme bailando por la casa!

Pero no solo he bailado. No, no.

Una cosa que también estoy empeñada en aprender a hacer mejor es a premiarme. Las mujeres somos como máquinas que se enfrentan a la interminable lista de pendientes en plan bulldozer y rara vez nos concedemos el tiempo de parar, echar la vista atrás y reconocer el enorme trabajo que hacemos día a día. ¡Eso no puede ser! Así que del mismo modo que he establecido un reto con ciertas normas, también he establecido una recompensa cada vez que supere mis propias expectativas. Algo así como un premio “porque yo lo valgo” 😎. ¿Y cuál será el de esta semana? ¡Un libro, claro! Aquí lo tienes:


41NQx8TdIhL._SX323_BO1,204,203,200_

Ver en Amazon

Leo a Hyatt desde hace varios años y me gusta porque siempre me enseña algo nuevo. Además, nada más ver el libro me pareció muy apropiado para el reto que me traigo entre manos. Ya compartiré impresiones sobre él en otro post.

Y ahora que mi tarea de esta semana está cumplida, toca sofá y disfrutar de mi premio :)

¡Sigue en antena que el próximo domingo vuelvo con más resultados!

 


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3

 

Sobre escritores, páginas en blanco y el síndrome burnout

empty_pageNormalmente no le habría prestado mayor atención a otro artículo relacionado con la famosa página en blanco del escritor, o con el síndrome de marras. Si alguna vez estuve bloqueada o quemada, la verdad, no me acuerdo así que lo más probable es que lo atribuyera a la falta de sueño o a los cambios bruscos de tiempo, y no le diera importancia. Pero me hizo gracia el título Cinco cosas a hacer cuando tienes el síndrome burnout del escritor. “¿Síndrome ‘estoy quemado’?”, pensé, “Já, eso no existe en mi diccionario”… (1)

Y resultó que justamente así comenzaba el artículo. La autora, Bobbi Linkemer, es editora, coach literario y ghostwriter. Ha publicado 14 libros y tiene a la espalda cuarenta años de experiencia como escritora profesional. Desde su juventud ha sido una adicta a la escritura, una adicción de la que dice nunca se ha rehabilitado, y aun así, admite que se ha sentido “quemada, agotada y bloqueada” en varias ocasiones. Así que, por eso de que “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”, decidí continuar leyendo.

Realmente, Bobbi ofrece una perspectiva algo diferente de lo habitual que he leído sobre el tema. El artículo estaba incluido entre varios de otros escritores, en una publicación electrónica y aunque lo he buscado en la web de la autora para poner el enlace, no he podido encontrarlo. Así que resumo (y comento) abajo los puntos centrales:

1. Nunca digas nunca: esto es aplicable a todas las cosas en la vida. Es la palabra que con toda seguridad te hará la zancadilla, ya que no es posible saber qué nos deparará la vida o de qué manera nos sentiremos cuando nos toque enfrentarnos a algo inesperado.

 “Nunca” y “siempre” son palabras que no me gustan. Las uso cuando escribo ficción por su carga dramática, pero en lo personal las encuentro demasiado definitivas. Ambas llevan implícita una rigidez antinatural con la que no consigo identificarme. La vida es cambio. Empezando por nosotros mismos, nada permanece inalterable. La supervivencia pasa necesariamente por la adaptación.

En el aspecto profesional el e-publishing nos ofrece un ejemplo claro. Hace seis o siete años publicar una obra electrónicamente se consideraba una opción de cuarta categoría, para muchos escritores ni siquiera eso. Era un “nunca” definitivo. Recuerdo perfectamente el revuelo que se organizó entre escritores de élite y público en general cuando en 2003 Cory Doctorow publicó una versión digital (de descarga gratuita, por supuesto) bajo licencia Creative Commons de su novela de ciencia ficción “In and Out the Magic Kingdom” al mismo tiempo que salía al mercado la versión impresa. De hecho, tengo en mis archivos un artículo de aquella época escrito por un editor norteamericano, en el que dice lisa y llanamente que publicar digitalmente, no es publicar. Tan solo seis años más tarde, el pasado 14 de octubre, el periódico El País abrió su sección de Cultura con este titular: “Francfort se rinde al libro electrónico”. El subtítulo es así de taxativo: “El “e-book” ganará al soporte tradicional en 2018. Un 25% del negocio será digital en dos años. Los editores españoles toman posiciones”.

“Nunca” ya está aquí, con todo lo que traerá aparejado en torno a los derechos de autor y las condiciones en que se venderán las obras digitales y cómo nos afectará.

2. Admítelo. Estás cansada. Estás harta de hacer lo que haces. Odias a tu jefe/editor/cliente. Estás desmotivada. Eres escritora y estás bloqueada […]. La cuestión es, no lo niegues ni forcejees con ello. Detente, y toma consciencia de lo que está sucediendo en tu interior. El cuerpo no miente, y si está haciendo un nudo contigo, existe una razón.

 No estoy harta de hacer lo que hago ni odio a mi jefe/editor/cliente, ni mucho menos, estoy desmotivada o bloqueada. Pero soy mujer, y como la mayoría de mis contemporáneas “me enchufo” por la mañana y “me desenchufo” por la noche, de modo que sí he sentido los efectos del cansancio y en mi caso, con admitirlo no fue suficiente. Mi problema es que me apasiona lo que hago, y me cuesta parar. Así que además de reconocer que mi cuerpo estaba pidiendo a gritos que rebajara la marcha, tuve que implementar algunas medidas de emergencia. Entre ellas, hay una que me está dando muy buenos resultados: he programado el escaneo del antivirus para que se lance a una hora determinada cada día. Consume tantos recursos del sistema, que si aún estoy dándole a las teclas cuando empieza, tengo que dejarlo sí o sí porque todo se vuelve irritantemente lento.

3. Que no cunda el pánico. Cuando te sientas quemada, cansada, que estás escribiendo de forma mecánica o que estás demasiado bloqueada para intentarlo siquiera -y alguna vez te sentirás de esta manera-, tómate un recreo […] Lee un libro, relájate frente a la televisión, pon tu CD favorito, limpia el suelo, arregla tu coche, haz yoga o taichi o karate. Haz cualquier cosa, menos escribir.

4. Sé consciente de que se te pasará. Aún eres una escritora, de hecho, una buena escritora. No has perdido tu talento ni la pasión por escribir […] Sé como los taoístas: deja que fluya. No te torturas tanto cuando tienes la gripe ¿por qué hacerlo con este malestar pasajero? Ponlo a cuenta de una fase temporal, y sigue adelante.

 Creo que 3. y 4. van de la mano. Muchos tendemos a pensar -especialmente, las mujeres- que el mundo -nuestro mundo- se derrumbará si no estamos ahí dando el callo, y asegurándonos de que todo marcha según lo previsto. La realidad, mal que nos pese :-), es bastante menos dramática. La clave está en concedernos el tiempo y el espacio suficiente para aprender a ver las cosas con la mayor perspectiva posible, y sin duda empezar por serenarse y tomar conciencia de que sea lo que sea, pasará, es un buen comienzo. Sí, ya sé, no me lo digas… ¡Jolines, cómo cuesta! 

5. Piensa en ello detenidamente. Si es serio, si es contínuo, si es doloroso y se resiste a irse, es posible que necesites hacer algo más al respecto que distraerte viendo una película o yendo a patinar. Es posible que necesites considerar detenidamente qué está sucediendo y si en verdad es hora de cambiar de actividad […].

 A veces idealizamos nuestros propios sueños sin darnos cuenta y sólo vemos de ellos lo positivo, lo atractivo. Una antigua amiga de mis padres soñaba con retirarse a vivir a las afueras de la ciudad, en una gran casa de campo. Había crecido en una pero por requisitos de su profesión acabó convertida en una urbanita con un piso pequeño del que no veía la hora de irse. Finalmente lo consiguió: cuando le llegó la hora del retiro, se construyó una preciosa casa de tres plantas en un pueblo tranquilo y allá que se fue. Hace algún tiempo hablé con ella por teléfono. “¿Qué tal tu casita?” le pregunté. “Si hubiera pensado en el trabajo que me daría mantenerla, le habría quitado dos plantas a mi sueño”, me respondió ella con resignación.

La profesión de escritor, como todas, también tiene su lado inconveniente. La “página en blanco”, las cartas de rechazo, la indiferencia con que a veces se trata un manuscrito en el que has invertido meses de trabajo, las (malas) críticas… son parte del territorio del escritor. Constituyen la otra cara del sueño de “publicar”, una cara que puede llegar a convertir algo apasionante en una tortura si no se maneja adecuadamente. Como dice el refrán, “cuando coges el palo, coges las dos puntas”.

Si quieres echar un vistazo a la web de esta escritora, está aquí.

Nota: ¡Lo encontré! La versión original del artículo es esta (en inglés).
 
(1) En parte es cierto que no constaba en mi base de datos :-) ¿Sabías que el síndrome burnout o lo que vulgarmente se conoce como “estar quemado” es, efectivamente, un síndrome con sus correspondientes síntomas psico-físicos perfectamente definidos? Yo acabo de enterarme. Más información sobre eso aquí.