¿Se ha escrito ya todo en la novela romántica?

Siempre que voy al BR’adic, me traigo un tema de debate bajo el brazo. A sus organizadoras, Nínive López Ble, Sheila Pérez Navarro y Ximena Dunne, les encanta eso de lanzar preguntas al aire y ver qué acogida tienen. Bien porque soy de las que prefieren escuchar a hablar, bien porque tienen lugar cuando yo ya estoy camino de casa, normalmente me dejan con el “gusanillo debatidor” revolucionado. Fíjate, el IV BRadic dio lugar a esta serie de entradas y el último, como no podía ser de otra manera, a esta que estás leyendo y, posiblemente, a una segunda. Ya veremos.

Maribel de El blog de Vanedis ha recogido aquí las preguntas que preparó la bloguera y autora Paty C. Marín para el primer debate. Yo me lo perdí, pero por las referencias que tengo, estuvo genial. Así que aquí va mi granito de arena:

¿NOS ESTAMOS QUEDANDO SIN IDEAS? ¿SE HA ESCRITO YA TODO EN ROMÁNTICA?

¡Noooo! ¿Cómo vamos a quedarnos sin ideas? Cada voz convierte en única la historia que narra y da igual cuántas veces pongamos en escena aquello de “chica conoce chico, se enamora, pero entonces…”, siempre será diferente. Dado que las editoriales son el filtro de los libros que tienen distribución física y que, por cuestiones comerciales arriesgan lo menos posible, puede dar la impresión de que la creatividad se ve constreñida por lo que está de moda y vende, pero eso que puede parecer el único escenario literario en la calle, en los escapartes de las librerías, cambia cuando entras en las plataformas digitales. José de la Rosa comentaba en las Jornadas JAR del 7 de noviembre algo con lo que estoy totalmente de acuerdo: el mundo de la autopublicación es una prueba tangible de audacia y creatividad.

Preguntas planteadas en el debate:

1.- TRAUMAS: ¿Es necesario que el personaje romántico tenga que tener un trauma horrible para darle sabor a la novela?

jjaja ¡Pobre Christian Grey! Sobre el tema hay varias posiciones: desde las que sostienen que la “normalidad” no atrapa (y por tanto, no vende) hasta las que abogan, especialmente en el género romántico, por los personajes oscuros, incluso algo perversos, que tienen gancho entre las lectoras. Opino que en las historias de ficción solo es necesario lo que su autor considere que es necesario. Creo firmemente en la libertad creativa y me la tomo muy en serio así que, de partida me parece bien lo que el autor proponga. Que lo acepte no implica que me guste. Si me gusta, si me parece que su propuesta es coherente con la historia que narra, si en conjunto consigue el objetivo de toda historia de entretenemiento que es, valga la redundancia, entretenerme, continúo leyendo. Si no, abandono el libro.

2.- ¿Es imprescindible que todos los protagonistas actuales de erótica practiquen BDSM? ¿El sexo vainilla no es erótico?

¿Y qué podría responder yo, que en las novelas románticas me sobran hasta las escenas “vainilla”? ¿O acaso creías que era pura coincidencia que mi lista de autoras románticas favoritas incluya nombres como Suzanne Brockmann, Olivia Ardey o Lydia Leyte? ;)

3.- ¿Todos los personajes tienen que ser multimillonarios y/o empresarios de éxito? ¿Y extranjeros?

Bueno, aquí aplica lo que respondí a la primera pregunta. Añadiré la cuestión de lo que te apetece como lector (y también lo que te apetece como escritor, en mi caso): no es sencillo encontrarle atractivo a lo cotidiano, a lo que conoces, a lo que tienes más que visto porque es tu entorno, tu ambiente. Dado que la mayoría no somos multimillonarios, ni empresarios de éxito, ni extranjeros (en nuestra tierra), es bastante posible que leer sobre un personaje llamado Christian Grey, empresario y multimillonario antes de haber cumplido los 30, que utiliza un helicóptero para los recorridos cortos y un avión privado para los largos, etc., etc nos resulte más atractivo, a priori, que hacerlo sobre alguien con una vida corriente como la nuestra. Y los editores, que son unos linces, también saben esto ;)

4.-¿Los protas de romance clásico están pasados de moda? ¿Se llevan ahora los chicos malos tipo Grey mientras que ya no gustan los tipos Darcy?

Para nada. Lo que ocurre es que hoy, y esto es algo en lo que Internet y la autopublicación han tenido mucho que ver, no solo es posible leer libros con protagonistas románticos clásicos. Hoy no solo es posible leer escenas de sexo vainilla en novelas románticas. Hoy hay un abanico de alternativas inmenso en cuanto a lectura se refiere. Un abanico en el que cabe todo. Ahora conocemos a Grey, aparte de a Darcy y, como suele suceder en estos casos, comparamos y elegimos…

O no.

Personalmente, me quedo con los dos. Sé que pocas colegas están de acuerdo conmigo en esto, pero opino que es muy, muy difícil crear personajes memorables, de esos que perduran en la mente de los lectores a través del tiempo y que lo hacen, independientemente del libro al que pertenecen. Hay grandes historias con grandes personajes, pero personajes magnéticos, hay muy pocos. En mi opinión, Grey es uno de ellos.

Esta Patricia y su sentido del humor… ;)

5- ¿Es necesario que todos los protagonistas sean malotes que se convierten en memos babeantes?

jajaja Reconozco que, a veces, algunos escritores se toman muy a pecho el arco de transformación de sus protagonistas. También está la cuestión de a qué le llame cada uno “memo babeante”. Cuando se trata de personajes oscuros, las expectativas del lector y su nivel de tolerancia a los cambios tienen un peso mucho mayor que en personajes, digamos, más normales.

6.-¿Por qué todos los chicos malos cambian por amor? ¿Por qué ellas no pueden cambiar?

Buena pregunta. Creo que aquí influye el hecho de que es un género dirigido a un público femenino. En la vida real, “ellos” suelen decir que nosotras siempre queremos cambiarlos y que eso es imposible porque cada cual es como es, así que supongo que nos quitamos las ganas en la ficción jajaja ¿Conoces alguna novela que plantee un cambio de tornas? Yo creo que no he leído ninguna así, pero me gustaría saberlo. Estaría bien echarle un ojo. Me resulta una propuesta muy interesante.

7.-¿Estamos involucionando y las novelas actuales perpetúan actitudes machistas que deberían ser superadas?

No. En mi opinión sería como cuestionar si la novela bélica perpetúa la violencia o si la erótica perpetúa (y normaliza) la promiscuidad.

 

Interesante, ¿a qué sí? ¡Me encantan los debates del BR’adic!


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… mucho más. Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas?