Las aventuras “lecturiles” de Patricia en Goodreads.

Patricia en Goodreads: cinco años como autora; dos estupendos meses como lectora.

logo-goodreads

Tengo perfil de autora en Goodreads desde 2011, así que no soy precisamente una recién llegada allí. A nivel de concepto siempre me ha parecido una idea genial, una herramienta verdaderamente fantástica para los que leemos mucho. Pero, por alguna razón, como lectora me ha costado llegar a encontrarle el gusto. En realidad, ahora que lo pienso, las razones son varias.

¿Por qué no he usado Goodreads hasta ahora?

Reseñar, sí; puntuar: no, gracias.

Básicamente porque mi primer contacto con la plataforma no fue lo que esperaba. Para empezar, ignoraba que era posible comentar un libro sin necesidad de puntuarlo. Me enteré hace poco. Me da la impresión de que no siempre ha sido así -tengo el vago recuerdo de haber intentado reseñar un libro sin puntuarlo y no haber podido-, aunque quizás estoy equivocada.

La cuestión es que no me atraía la idea de tener que asignarle una valoración a cada libro leído para poder comentarlo. Valorar me parece todavía más subjetivo que la propia opinión (y ya no hablemos si lo pienso en el contexto de otras lecturas de igual puntuación), así que imagínate.

blogpost_1

Una cosa es valorar en la tienda un libro que has comprado. Eso es algo así como un “si te he visto, no me acuerdo”. Lo hago y un segundo después olvido que lo he hecho porque solamente visito esa plataforma para comprar. Hace años solía bucear en la lista de novedades, pero ya no. Ahora voy a tiro hecho. Mi biblioteca de Goodreads es otra muy diferente porque allí soy una lectora más dentro de una inmensa comunidad utilizando una herramienta fenomenal para organizar mis lecturas y usar las distintas funciones que ofrece de la forma que me resulta cómodo. ¿Cómodo para qué? Para poder seguirle la pista a mis lecturas, saber por cuál libro comencé una serie, y ver a través de mis reseñas cómo evoluciona mi percepción acerca del trabajo de los autores que leo. Por ejemplo: a través de mi biblioteca puedo comprobar en cualquier momento que mi primer ‘Daniel Silva’ ha sido el libro 14º de una de sus series y que me ha gustado muchísimo. ¿Mantendré la misma opinión cuando haya leído los trece anteriores? ¿Me deslumbrará el primero, que dicen que es tan bueno, o no conseguiré pasar del capitulo 1? Este es el uso que me interesa darle a Goodreads.

¿Conoces mis gustos? ¿No? ¡Entonces, no me hagas recomendaciones!

Otro asunto que me escamaba un poco era el uso que veía que hacían de la plataforma algunos autores: gente que le da cinco estrellas a sus propios libros o te envia recomendaciones de los mismos a través de la opción que existe al efecto. Piensas “vale, están haciendo promoción, habrá que aguantarse”, pero es que también recibo recomendaciones de gente que no conozco sobre libros de otros autores que es bastante improbable que vaya a leer porque no me interesa el género que escriben. Cosa que lógicamente no tiene por qué saber el “recomendador”, lo entiendo. Pero si no me conoce a mí ni mis gustos de lectura, ¿por qué me fríe a recomendaciones? Esto es un misterio a la altura de Iker Jiménez ;)

Cuando a destripar un libro se le llama reseñarlo.

Las reseñas “testamento” plagadas de spoilers también me ahuyentaban lo suyo. Es asombroso que haya tanta gente, teóricamente amantes de la lectura, dispuesta a destripar salvajemente un libro sin ningún remordimiento. “Destripadores” hay en todas partes y Goodreads no es la excepción. ¡Hay que andarse con ojo o te tragas unos spoilers como catedrales!

En resumen…

No sé, todo me resultaba extraño, muy distante de la primera idea de “herramienta fenomenal” que yo me había formado, así que a regañadientes la dejé aparcada todos estos años. Hasta que hace unos meses me enteré de que la puntuación no era obligatoria y empecé a considerar el tema otra vez. Creo que, a pesar de todo, las ventajas que ofrece la plataforma son enormes. Especialmente, si lees mucho.

blogpost_2

Y aquí estoy, después de haber desactivado las notificaciones y las actualizaciones, haciendo mis primeros pinitos como lectora en la mayor comunidad de lectores del mundo.

Cómo uso Goodreads en 4 claves sencillas.

1) Soy del tipo de lectora que tiene más de un libro en lectura al mismo tiempo. Se trata de otro descubrimiento reciente del que te hablaré en otro post. En mi caso, siempre hay como mínimo dos y normalmente cuatro. Mi fuerte es la no ficción, así que el ratio habitual es: 3 de no ficción, 1 de ficción. Por el momento, este solitario es el que comento en la plataforma.

2) Como la ficción está en franca minoría, los que llegan a mi lista han pasado por una investigación previa. Quiero asegurarme de que haré un buen uso del tiempo que le dedique. Ya he comentado en alguna otra ocasión por aquí que  un autor -cualquier autor de ficción- tiene un margen de dos páginas conmigo: si consigue mantener mi interés en esas dos páginas, sigue en carrera. De lo contrario, queda descartado. La muestra que habitualmente se puede descargar en las plataformas hoy en día es suficiente para el primer filtro.

Si me gusta lo que propone la sinopsis y disfruto de la muestra, llega el momento de buscar opiniones de otros lectores sobre el libro. Hablo tanto de opiniones positivas como negativas. Sé que hay gente que descarta las valoraciones que dejan los lectores en las tiendas donde adquieren el libro, que no las toman en serio porque creen que están orquestadas por el autor/editorial o porque se trata de opiniones de personas que no conocen. Personalmente creo que se distingue a la legua una opinión sincera de otra orquestada y a mí me resultan muy útiles: puedes hacerte una idea bastante aproximada de los aciertos y los fallos de un libro a través de ellas. Presto atención especial a las opiniones de lectores fieles al autor en cuestión. Si en esta fase el libro me sigue convenciendo, entra en mi “wish list” para comprarlo en cuanto se me presente la ocasión.

3) Por lo que te cuento en 2), las posibilidades de que un libro “me salga rana” se reducen bastante. Pero, a veces, se da el caso. Entonces, simplemente, lo descarto y el libro pasa al estante “abandonados”. Es lo menos amigable que encontrarás en mi perfil de Goodreads. No comento lecturas de las que no haya disfrutado porque en el momento que dejo de hacerlo, las abandono, en cuyo caso, no tengo nada que comentar.

4) Y si tengo un estante de “abandonados”, ¿cómo no voy a tener un estante de “favoritos”? ¡Claro que sí! Fue el primero que creé y allí colecciono algunas de mis joyas más amadas.

Así que si tienes curiosidad por saber qué estoy leyendo, cómo va mi progresión o qué me ha parecido tal o cuál libro, te invito a  verlo aquí:

Patricia en Goodreads

¿Y tú, usas Goodreads?


¿Sabías que desde 2007 edito un boletín mensual? Si te gusta cómo escribo y te interesa saber en qué nuevos proyectos trabajo, te lo recomiendo. Leerás extractos de mis novelas, conocerás a mis nuevos personajes, mis próximos lanzamientos, las promociones y concursos internacionales que organizo y… ¡mucho más! Se llama Románticas y es gratuito. Estás invitadísima, ¿te apuntas? Además, si te suscribes y por tiempo limitado…

xJR00_ANUNCIO_1.png.pagespeed.ic.Un7UizdNp3


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s